Vemos al Sufismo, no como una ideología que moldea a la gente hacia la manera correcta de creencia o de acción, pero como un arte o ciencia que puede ejercer una influencia benéfica en individuos o sociedades, de acuerdo con las necesidades de esos individuos y sociedades.

Hall: ¿Necesita la sociedad occidental esta infusión de pensamiento Sufi?

Shah: La necesita por la misma razón que cualquier otra sociedad la necesita, pues le brinda a uno algo que no se puede obtener en ningún otro lado. Por ejemplo, el pensamiento Sufi hace más eficiente a una persona. Un relojero se transforma en un mejor relojero. Un ama de casa se vuelve una mejor ama de casa. Cuando alguien dijo algo así en California el año pasado, 120 hippies se levantaron y salieron del recinto. No esperaron a escuchar que no serían forzados a ser más eficientes.

Hall: Pero debe haber algo más acerca de ello que la eficiencia.

Shah: Por supuesto. No intentaría vender al Sufismo puramente como un medio hacia la eficiencia, incluso cuando lo hace a uno más eficiente de diversas maneras. Pienso que el Sufismo es importante porque le permite a uno desapegarse de la vida y verla lo más cercanamente posible a su propia realidad. La experiencia Sufi tiende a producir el tipo de persona que es calma, no porque no puede alterase, sino porque sabe que excitándose debido a un evento o problema no er ou un efecto duradero.

Hall: ¿Diría usted que quizá le daría a una persona una perspectiva de los problemas de esta era, similar al panorama que podría tener actualmente de los problemas del siglo 16?

Shah: Así es. Y semejante panorama le quita hierro a casi cualquier tipo de disputa. En vez de convertirse en el típico filósofo oriental que dice: “toda realidad es imaginación. ¿Por qué habría de preocuparme del mundo?”, comienzas a ver vías alternativas de acción.

Por ejemplo, algunos de las personas más distinguidas de este país pasan muchísimo tiempo saltando en la Trafalgar Square agitando sus pancartas que condenan a las varias bestias sucias de este mundo. Semejante comportamiento hace que las sucias bestias se sientan encantadas al ver que son tan importantes y los saltadores tan impotentes. Si los saltadores de la Trafalgar Square tuviesen una visión objetiva de su comportamiento, lo abandonarían. Primero, verían que solamente le están dando ayuda y confortando al enemigo, y segundo, serían capaces de ver cómo hacer algo acerca de las sucias bestias… si es que realmente fuese necesario hacer algo al respecto.

Hall: En otras palabras, el Sufismo podría ayudarnos a resolver algunos de los enormes problemas sociales, políticos y ambientales que nos enfrentan.

Shah: La gente habla del Sufismo como si fuera una adquisición de poderes. La metafísica Sufi incluso ha obtenido una reputación mágica. La verdad es que el estudio y desarrollo Sufi le da a uno capacidades que antes no tenía. Uno no se abstendría de matar simplemente porque matar es malo. En cambio, uno sabría que matar es innecesario y además, qué es lo que uno tendría que hacer para lograr que la humanidad sea más feliz y capaz de alcanzar mejores objetivos. Es para esto que existe el conocimiento.

Vemos al Sufismo








 

 

 

 

 

 

 

 

 

El guía, después de todo, es la persona que ha realizado el viaje que el novicio quiere hacer. No solamente sabe lo que el novicio quiere saber, sino que él es lo que el novato quiere llegar a ser. En consecuencia, el discípulo, una vez aceptado por el maestro, no puede juzgar las palabras o acciones de este: tiene que confiar en él. En la práctica, esto significa la total aceptación del hecho de que el maestro sabe más que el novicio mismo acerca de lo que este debería hacer, el ritmo al cual debería progresar, los ejercicios que debería hacer y las disciplinas a las que debería someterse. Si el discípulo no acepta esto, no tiene sentido que se siente a los pies de un maestro. Rechazará la única cosa valiosa que el maestro tiene para ofrecer. Las teorías, los argumentos, las disertaciones pueden ser encontradas en libros; el impacto que una persona puede ejercer sobre otra es un asunto muy diferente. Es esta aceptación de la omnisciencia del maestro, ciertamente en la cuestión del desarrollo del discípulo, la que constituye la base para la sumisión que el novicio debe realizar… y es precisamente por esta razón que no es un estudiante, sino un discípulo.

El guía


We had a problem; we needed to be understood. But when we realized that we couldn’t explain ourselves, then, silence became our friend. Hz. Mevlana (Rumi)

We had a problem