Otra idea Sufi, la cual genera un problema que para muchos ha resultado imposible integrarlo en sus mentes, es la insistencia Sufi de que el Sufismo puede enseñarse de muchas maneras. Los Sufis, en una palabra, no se aferran a ninguna convención. Algunos usan tranquilamente un formato religioso; otros la poesía romántica; algunos se sirven de chistes, relatos y leyendas; sin embargo, otros se basan en formas del arte y en los productos de la artesanía. Ahora bien, un Sufi puede decir por experiencia propia que todas estas presentaciones son legítimas. Pero el ajeno literalista, por más sincero que sea, a menudo exigirá enojosamente que se le diga si estos Sufis (o tal o cual grupo de Sufis) son alquimistas, miembros de gremios, maníacos religiosos, bromistas, científicos, o lo que fuere. Este problema, si bien puede ser especial para el Sufismo, no es de ninguna manera nuevo. Los Sufis han sido asesinados judicialmente, expulsados violentamente de sus hogares, sus libros quemados por emplear formulaciones no religiosas o localmente inaceptables. Algunos de los más grandes autores clásicos Sufis fueron acusados de herejía, apostasía, e incluso de crímenes políticos. Aún hoy son fuertemente criticados por círculos de todo tipo, no solamente religiosos.

Incluso un examen somero de los presuntos orígenes del Sufismo revelará que, aunque los Sufis afirman que el Sufismo es una enseñanza esotérica dentro del Islam (con el cual, por lo tanto, es considerado completamente compatible), también respalda formulaciones que mucha gente considera como muy diferentes entre sí. Por ende, pese a que la “cadena de trasmisión” de maestros designados se remonta al profeta Muhammad en tal o cual línea de atribución empleada por una escuela o maestro, también se la considera – por las mismas autoridades – como derivada de alguien como Uwais el-Qarni (muerto en el siglo VII), que nunca en su vida conoció a Muhammad. El autoritativo Suhrawardi, junto (aunque mucho antes) con los Rosacruces y otros, afirma específicamente que esta era una forma de sabiduría conocida y practicada por una sucesión de sabios, incluido el misterioso y antiguo Hermes de Egipto. Otro individuo de no menos reputación, Ibn el-Farid (1181-1235), remarca que el Sufismo yace detrás y delante de la sistematización: que “nuestro vino existió antes de lo que llamas la uva y la vid” (la escuela y el sistema):

Bebimos a la mención del Amigo,
Embriagándonos, incluso antes de la creación de la vid.

El camino del Sufi

La nueva traducción ya está disponible en formato tradicional, tanto en tapa blanda y dura, y por primera vez como eBook. Pronto también estará disponible el audiolibro.

Como siempre, puedes leerlo en nuestro sitio, gratis.

http://idriesshahfoundation.org/…/libros/el-camino-del-sufi/

Otra idea Sufi



 

 

 

 

 

 

 

El Sufi es uno que obra como los demás, cuando es necesario. Él también es uno que hace lo que los otros no pueden hacer, cuando es lo indicado.
NURI MOJUDI

Tanta es la gente que se declara apabullada por la sabiduría Sufi, que uno está forzado a concluir que ellos quieren ser apabullados. Otros, por razones más obvias, simplifican las cosas hasta tal punto que su “Sufismo” es solo un culto al amor, o a las meditaciones, o de algo igualmente selectivo.
Pero una persona con una porción de interés no comprometido que contemple la variedad de la acción Sufi, puede ver la característica común mirándolo fijamente a su rostro.
Los sabios, las escuelas, los escritores, las enseñanzas, el humor, el misticismo y las formulaciones Sufis, están todos vinculados con la relevancia social y psicológica de ciertas ideas humanas.
Al ser un hombre “intemporal” e “inespacial”, el Sufi trae su experiencia y la pone en funcionamiento dentro de la cultura, del país y del clima en el cual vive.
El solo estudio de la actividad Súfica en culturas remotas puede tener valor únicamente para quienes trabajan en el estrecho campo del escolasticismo. Considerar la actividad Sufi como un fenómeno meramente religioso, literario o filosófico, solamente producirá interpretaciones confusas del camino Sufi. El intentar extraer una teoría o un sistema y luego tratar de estudiarlo en forma aislada, es igualmente inútil.
Este libro está diseñado para presentar ideas, acciones y relatos Sufis; no para el microscopio y como piezas de museo, pero en su relevancia para una comunidad actual: lo que llamamos el mundo contemporáneo.

El camino del Sufi

La nueva traducción ya está disponible en formato tradicional, tanto en tapa blanda y dura, y por primera vez como eBook. Pronto también estará disponible el audiolibro.

Como siempre, puedes leerlo en nuestro sitio, gratis.

http://idriesshahfoundation.org/…/libros/el-camino-del-sufi/

El Sufi es uno que obra como los demás, cuando es necesario.