Why Vitamin K Is the Next Vitamin D

Over the past few years, vitamin D has been touted as a major player in overall health and wellness. Researchers have connected low vitamin D status to several chronic illnesses, including autoimmune disorders, cardiovascular disease, diabetes, cognitive disorders, cancer, obesity, and more. Due to a variety of factors, including increased time spent indoors and more sunscreen use, the natural synthesis of vitamin D is reduced for most people, leading to a higher risk of deficiency or insufficiency. With such compelling research continually presented, the medical community quickly jumped on board, making it more common to screen for vitamin D status as part of preventative health measures and advising patients to supplement with vitamin D. From what I have been reading, the next vitamin to receive similar attention will be vitamin K.

Leer Más


Revealed: Secrets of the ‘world’s healthiest village’ where residents can live to 100!

  • A leading doctor found Pioppi, in Italy, has little diabetes or heart disease
  • Villagers eat a high-fat, low sugar diet – having a sweet treat just once a week
  • Their diet is rich in vegetables, fish, olive oil and contained omega-3
  • Pioppians eat little dairy, meat and refined carbohydrates, it was found
  • Lack of stress, getting seven hours of sleep and physical activity also factors
  • Dr Aseem Malhotra calls for ‘sugar tax’ on soft drinks to cover all confectionery

Leer Más


Los Ftalatos y el BPA Están Vinculados a la Reducción del Coeficiente Intelectual y al Aumento de Presión Arterial, Pero la FDA Reafirma la Seguridad de Estos Químicos

 

Por el Dr. Mercola

Se sabe que un gran número de productos químicos que se encuentran en los productos de plástico actúan como disruptores endocrinos. Al ser similares a la estructura de las hormonas sexuales naturales, interfieren con el funcionamiento normal de esas hormonas.

Esto es particularmente problemático en los niños que todavía están creciendo y que están en desarrollo, ya que las glándulas del sistema endocrino y las hormonas que liberan, influyen en casi todas las células, órganos y funciones del cuerpo.

Su sistema endocrino en conjunto es fundamental para regular el estado de ánimo, el crecimiento, el desarrollo, la función de los tejidos, el metabolismo, así como la función sexual y los procesos productivos, además los disruptores endocrinos de hecho se han relacionado con una serie de problemas de salud reproductiva.

Los ftalatos que son algunos de los más perversos de todos los disruptores endocrinos conocidos. Según las estimaciones de la Agencia de Protección Ambiental1 (EPA), más de 470 millones de libras de los ftalatos se producen cada año.

Son utilizados principalmente para hacer más flexibles y más resistentes los plásticos como el cloruro de polivinilo (PVC), pero también se pueden encontrar en ambientadores, toallitas para secadora y productos para el cuidado personal como champú, geles de baño y maquillaje. Se cree que su prevalencia en los productos para el cuidado personal es la razón por qué las mujeres tienden a tener niveles más altos de ftalatos en su sistema a diferencia de los hombres.

Los muebles, tapicería, colchones y paredes también pueden contener ftalatos. Incluso han sido detectados en las fórmulas para bebes y alimentos para bebés (probablemente porque migraron de los materiales empacados).

Leer Más