PRISIÓN

PRISIÓN
Imagínate a un hombre que tiene que rescatar a gente de cierta prisión. Se ha decidido que solo hay una forma prometedora de llevar esto a cabo.
El rescatador tiene que entrar en la prisión sin llamar la atención. Debe permanecer allí relativamente libre para operar durante cierto período. La solución escogida es que entrará como convicto.
Por consiguiente, hace los preparativos oportunos para que lo arresten y lo sentencien. Como otros que han infringido de igual forma las normas de esta maquinaria particular, se lo envía a la prisión que es su meta.
Al llegar sabe que se le ha despojado de cualquier posible dispositivo que podría ayudarlo en una fuga. Todo lo que posee es su plan, su ingenio, su habilidad y su conocimiento. Por lo demás, tiene que arreglárselas con equipamiento improvisado, adquirido en la misma prisión.
El mayor problema es que los presos sufren de una psicosis carcelaria. Esto les hace pensar que su prisión es el mundo entero. También se caracteriza por una amnesia selectiva de sus pasados. Por consiguiente, casi no tienen memoria alguna de la existencia, perfil y detalle del mundo exterior.
La historia de los compañeros de prisión de nuestro hombre es una historia carcelaria; sus vidas son vidas carcelarias. Piensan y actúan en base a ello.
Por ejemplo, en vez de acumular pan como provisión para la huida, lo moldean y hacen dominós con los cuales juegan. Saben que alguno de estos juegos son distracciones, pero otros los consideran reales. Las ratas, a las cuales podrían entrenar como medio de comunicación con el exterior, las tratan como mascotas. Beben el líquido de limpieza que contiene alcohol para producir alucinaciones, las cuales los deleitan. Lo creerían tristemente desperdiciado, incluso un crimen, si alguien lo usase para drogar y dejar inconscientes a los guardias, haciendo posible la huida.
El problema se agrava, ya que los malhechores han olvidado los varios significados de algunas de las palabras normales que hemos estado usando. Si les pidieses definiciones para palabras tales como “provisiones”, “viaje”, “huida”, incluso “mascotas”, este es el tipo de lista que obtendrías de ellos:

Provisiones: comida de prisión
Viaje: caminar de un bloque de celdas a otro
Huida: evitar el castigo por parte de los guardias
Mascotas: ratas

“El mundo exterior” sonaría a sus oídos como una extraña contradicción: “Ya que este es el mundo, este lugar donde vivimos – dirían –, ¿cómo puede haber otro afuera?”.
El hombre que está trabajando en el plan de rescate puede al principio sólo operar mediante analogía.
Hay pocos prisioneros que aceptarán sus analogías, pues parecen locos balbuceos.
Por ejemplo, cuando nuestro hombre dice “necesitamos provisiones para nuestro viaje de huida al mundo exterior”, les suena como la tontería siguiente:
“Necesitamos provisiones – alimentos para usar en la prisión – para nuestro viaje – para caminar de un bloque de celdas a otro – de huida – para evitar el castigo de los guardias – al mundo exterior – a la prisión exterior…”.
Puede que algunos de los prisioneros más concienzudos digan que quieren entender lo que él significa; pero ya han dejado de manejar el lenguaje del mundo exterior…
Cuando este hombre muere, algunos de los prisioneros hacen de sus palabras y actos un culto carcelario. Lo utilizan para consolarse a sí mismos y para encontrar argumentos contra el siguiente liberador que se las ingenie para llegar hasta ellos.
Una minoría, sin embargo, escapa de vez en cuando.

Caravana de sueños


Exclusivo: R7 visita prisão sem policiais e onde as chaves ficam nas mãos dos detentos

Interno de presídio modelo custa R$ 1.050, menos da metade do que a média nacional

29xch887bq_526tgxw7qp_file

O ano de 2017 começou com uma série de massacres, execuções e motins nos presídios do Brasil. Foram contabilizadas 131 mortes de detentos em apenas 17 dias e problemas gravíssimos em penitenciárias dos Estados do Amazonas, Roraima e Rio Grande do Norte, além de crimes na Paraíba, Alagoas, São Paulo e Paraná.

Na contramão da crise penitenciária brasileira, a Apac (Associação de Proteção e Assistência aos Condenados) apresenta um caminho possível para o abandono do setor. Fundada em São José dos Campos (SP), em 1972, as unidades prisionais adotam uma técnica baseada na confiança e na disciplina. As chaves da prisão ficam em posse dos detentos, que lá são chamados de recuperandos, e não há um policial ou arma sequer.

A reportagem do R7 visitou a unidade prisional da Apac em Pouso Alegre, no Sul de Minas Gerais. Depois de quase três horas de viagem na madrugada, fomos recebidos antes do amanhecer com pão feito pelos próprios detentos e por um dia acompanhamos, bem de perto, a rotina de uma cadeia em que as chaves ficam nas mãos dos próprios presos. Leer Más