Ahora podemos buscar alguna definición general de la doctrina, que pueda clarificarnos su propósito y significado: el mensaje que contiene para el místico y la humanidad en general. Exhibe una estrecha conexión con el neoplatonismo de Alejandría, con el cual ciertamente tuvo afinidades, pues considera al hombre como una chispa de la esencia divina, una ‘luz quebrantada’ del gran Sol de nuestro ser, la radiación más central y excelente de la cual emanan todas las cosas. El alma humana es vista como si estuviera exiliada de su Creador, quien no solo es el autor de su ser, sino también su hogar espiritual. El cuerpo humano es la jaula o prisión del alma, y la vida en la tierra es considerada como un destierro de Dios. Antes de que ocurriese este ostracismo alejado de la divinidad, se disfrutaba de plena comunión con el Creador.

Cada alma ha previamente visto el rostro de la Verdad en su aspecto más real, pues lo que consideramos como verdad en la esfera terrestre no es sino la sombra de aquello que resplandece arriba, perfecto, inmaculado; una mera reminiscencia de las glorias de la existencia celeste. Recobrar esta felicidad perdida es la tarea del Sufi, quien, mediante un delicado proceso de entrenamiento mental y moral, restaura al alma de su exilio y la guía de etapa en etapa, hasta que al fin alcanza la meta del conocimiento perfecto. Verdad y Paz: la reunión con lo divino.

Pensamiento y acción Sufi

Muy pronto, disponible en español por primera vez.

Ahora podemos buscar alguna definición general de la doctrina







El camino Sufi es a través del conocimiento y la práctica, no a través del intelecto y el habla. Como dice el príncipe Dara Shikoh en el poema persa: ¿Deseas ser incluido con los Señores de la Visión? Pasa (entonces) del discurso a la experiencia. Al decir “Unidad”, no te transformas en un monoteísta; La boca no se vuelve dulce por la palabra “Azúcar”.

Pensamiento y acción Sufi
El libro, en castellano, gratis:
http://idriesshahfoundation.org/es/libros/pensamiento-y-accion-sufi/

 



La Flauta

La doctrina Sufi nos dice que en el momento de la creación de cada criatura se escuchó a una voz divina hacer la pregunta: ‘¿Acaso vos no sois de Dios? ¿Acaso vos no estáis ligados por una solemne alianza con vuestro Creador?’ Y cada espíritu creado respondió: ‘Sí’, mientras se encontraba ante la presencia del mismísimo Todopoderoso. De ahí que las palabras místicas alastu, ‘acaso vos no sois’, y bala , ‘sí’ , aparezcan con tanta frecuencia en la poesía Sufi. Por ejemplo, Rumi comenzó su alabado Masnawi, el cual me he aventurado a traducir en verso occidental, del siguiente modo:

Leer Más


Se necesita una mente de alto rango para reconocer el gran esquema de Dios a primera vista. Pocas mentes tienen éxito en hacerlo. La mayoría de las personas necesitan una larga experiencia antes de poder apreciar el maravilloso plan del Todopoderoso.

Leer Más