Awad Afifi tenía un libro en el cual había escrito los relatos de sus conversaciones con sabios y filósofos durante veinte años de viajes y estudios.
Un día, un erudito lo visitó y preguntó si podía hacer una copia del libro.
“Sí”, dijo Awad, “por supuesto que puedes hacerla. Sin embargo, te cobraré mil piezas de oro por el servicio.”
“Esa es una tremenda suma a pagar por algo que tienes aquí, y que ni siquiera voy a agotar al copiarlo”, dijo el erudito; “y además, es indigno cobrar por el conocimiento.”
“No cobro por el conocimiento en sí”, dijo Awad, “pues el conocimiento no está en los libros: solamente algunas de las formas de obtenerlo. Con respecto a las mil piezas de oro, mi intención es gastarlas para cubrir los gastos de viaje de los discípulos que no pueden costearlo. Y en cuanto a lo elevado de la suma, he gastado cincuenta mil en mis viajes además de veinte años de mi vida. ¿Quizá puedas hacerme saber a cuánto equivale todo eso?”

Relación calidad-precio


Gente afortunada / Lucky People

 

Ishan Turki envió a un discípulo, completamente solo, a un largo viaje. Sus instrucciones eran buscar a personas que se consideraran afortunadas y solamente pasar tiempo con ellas; estar y comer con ellas; y mantenerse trabajando para ellas.
Cuando se le preguntó por qué hizo esto, el Maestro dijo:
“Toda la gente que se considera a sí misma afortunada tiene el tipo de calma a la cual deseaba exponer a mi discípulo. La mejor forma de posibilitarle encontrar ese tipo de gente era describir la principal característica que tendrían tales personas.
“Si le hubiese pedido que encontrase gente con calma, no habría sabido cómo hacerlo.”
Un interrogador preguntó:
“Pero, ¿y si hubiese encontrado a un hombre genuinamente ‘afortunado’ que sabía que era afortunado, y no a uno que apenas lo imaginaba porque era calmo y optimista?”

Leer Más





La búsqueda Sufi
Por Ustad Hilmi, Mevlevi

El hombre, decimos saber, proviene de muy lejos; tan lejos, ciertamente, que al hablar de su origen, frases tales como “más allá de las estrellas” son frecuentemente empleadas. El hombre está separado de sus orígenes. Algunos de sus sentimientos (pero no todos ellos) son leves indicadores de ello. Esta es la razón por la cual hablamos de “separación del amado”; pero estos son términos técnicos, y aquellos que los utilizan para incrementar su vida emocional están… incrementando su vida emocional.

Leer Más