Lenguaje

 

Se le preguntó a Rifai:
“¿Por qué tienes que usar tantas analogías cuando estás hablando de la comprensión superior? ¿No podemos hablar de tales cosas en un lenguaje sencillo?”
Él dijo:
“Este es un ejemplo de ‘ignorancia sublime que produce información correcta’. Si no hubiese gente que no supiese cosas, no seríamos capaces de discernir quién es sabio. Sepan, por lo tanto, que el lenguaje es una analogía en sí mismo. Cada palabra y frase, cada letra, es una analogía.
“No podemos hablar directamente de cosas superiores por medio de las palabras, dado que ningún lenguaje abarca al mismo tiempo las cosas superiores y también las inferiores.”

 

Pensadores de Oriente

Ya está disponible la nueva traducción, en formato impreso + eBook + audiolibro.

Puedes también leerlo gratuitamente aquí:

http://idriesshahfoundation.org/…/li…/pensadores-de-oriente/

Pensadores do Oriente

Você pode comprar o livro, aqui:

http://idriesshahfoundation.org/…/bo…/pensadores-do-oriente/

 


Casi una manzana

Najrani dijo:
“Si dices que puedes ‘casi entender’, estás diciendo tonterías.”
Un teólogo, a quien le gustó la frase, preguntó:
“¿Nos puedes dar un equivalente de esto en la vida ordinaria?”
“Ciertamente”, dijo Najrani; “aquello equivale a decir que algo es ‘casi una manzana’.”


 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cierto hombre creía que la vigilia ordinaria, la vida tal como la gente la conoce, no podía en absoluto ser completa.
Buscó al verdadero Maestro de la Era. Leyó muchos libros y se unió a varios círculos y escuchó las palabras y presenció los actos de un maestro tras otro. Llevó a cabo las órdenes y los ejercicios espirituales que le parecieron más atractivos.

Se sintió exultante con algunas de sus experiencias; en otros momentos estaba confundido y no tenía ni idea de cuál era la etapa en la que estaba, o dónde y cuándo terminaría su búsqueda.

Un día, este hombre estaba repasando su comportamiento cuando de repente se halló cerca de la casa de cierto sabio de gran renombre. En el jardín de esa casa se encontró con Khidr, el guía secreto que muestra el camino a la Verdad.
Khidr lo llevó a un lugar donde vio gente muy angustiada y afligida, y preguntó quiénes eran. “Somos aquellos que no seguimos enseñanzas verdaderas, quienes no fuimos fieles a nuestras promesas, quienes veneramos a maestros autoproclamados”, dijeron.

Luego el hombre fue llevado por Khidr a un lugar donde todos eran atractivos y estaban llenos de alegría. Preguntó quiénes eran. “Somos aquellos que no seguimos las verdaderas Señales del Camino”, contestaron.
“Pero si han ignorado las Señales, ¿cómo pueden estar felices?”, preguntó el viajero.

“Porque elegimos la felicidad en vez de la Verdad”, dijo la gente, “así como aquellos que eligieron a los autoproclamados también eligieron la desdicha.”
“Pero, ¿no es la felicidad el ideal de la humanidad?”, preguntó el hombre.
“El objetivo de la humanidad es la Verdad. La Verdad es más que la felicidad. La persona que tiene la Verdad puede tener el humor que desee… o ninguno”, le dijeron. “Hemos hecho de cuenta que la Verdad es felicidad y que la felicidad es la Verdad, y la gente nos ha creído; por lo tanto, tú también has imaginado hasta ahora que la felicidad debe ser lo mismo que la Verdad. Pero la felicidad te hace su prisionero, como lo hace la desdicha.”

Entonces el hombre se encontró de regreso en el jardín, con Khidr a su lado.
“Te concederé un deseo”, dijo Khidr.
“Me gustaría saber por qué he fallado en mi búsqueda y cómo puedo llevarla a cabo exitosamente”, dijo el hombre.

“No has hecho más que desperdiciar tu vida”, dijo Khidr, “porque has sido un mentiroso. Tu mentira ha estado en buscar satisfacción personal cuando podrías haber estado buscando la Verdad.”
“Y sin embargo llegué al punto donde te encontré”, dijo el hombre, “y eso es algo que no le sucede a casi nadie.”

“Y me encontraste”, dijo Khidr, “porque por apenas un instante tuviste la suficiente sinceridad para desear la Verdad por sí misma. Fue aquella sinceridad, en ese instante único, la que me hizo responder a tu llamada.”
Ahora el hombre sentía un incontenible deseo de encontrar la Verdad, incluso si terminaba perdiéndose a sí mismo.

Sin embargo, Khidr estaba empezando a alejarse caminando y el hombre comenzó a correr tras él.

“No me sigas”, dijo Khidr, “porque estoy regresando al mundo ordinario, el mundo de las mentiras, pues allí es donde tengo que estar si he de hacer mi trabajo.”
Y cuando el hombre miró nuevamente a su alrededor se dio cuenta de que ya no estaba en el jardín del sabio, sino en el País de la Verdad.

Pensadores de Oriente

Ya está disponible la nueva traducción, en formato impreso + eBook + audiolibro.

Puedes también leerlo gratuitamente aquí:

http://idriesshahfoundation.org/…/li…/pensadores-de-oriente/

Pensadores do Oriente

Você pode comprar o livro, aqui:

http://idriesshahfoundation.org/…/bo…/pensadores-do-oriente/

El País de la Verdad





 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los hombres útiles, llevando a cabo trabajo útil, no se enojan si se los llama inútiles; mas los inútiles que imaginan estar operando de una forma significativa, se enfurecen enormemente si se les aplica esta palabra.
“Visité”, dice Kazwini, “un grupo de Sufis lo suficientemente sinceros. Practicaban invocaciones y tocaban música con instrumentos de cuerda.
“Escuché los discursos de eminentes autoridades y asistí a los festivales de los Maestros, tanto vivos como muertos.
“Me puse la túnica emparchada y mendigué de puerta en puerta, tal como se recomienda en los clásicos. Recé, ayuné y di limosna.
“Aprendí los intrincados giros y las letanías, y tomé parte en la Quietud.
“Dominé la habilidad de contener la agitación interna.
“Aprendí a borrar mi ‘Yo’ y a restaurarlo una vez purgado.
“Entonces conocí a la Prueba. La Prueba me dijo:
“‘¿Qué buscas?’
“Dije:
“‘Busco al Maestro.’
“La Prueba dijo:
“‘Si hubieses pedido más acción, yo te la habría dado. Pero dado que deseas la Verdad, te conduciré a la Verdad.’
“Me llevó hacia el Maestro; y el Maestro me enseñó el verdadero significado de toda la exterioridad que yo había estudiado.
“Cuando regresé al mundo nadie quiso escucharme, y la exterioridad continúa. Así como el Maestro lo predijo ante mí: continuará hasta el fin de los tiempos.”

 

Pensadores de Oriente

Ya está disponible la nueva traducción, en formato impreso + eBook + audiolibro.

Puedes también leerlo gratuitamente aquí:

http://idriesshahfoundation.org/…/li…/pensadores-de-oriente/

Los viajes de Kazwini


 

El derviche Salah Yunus relata que él estaba presente cuando se le permitió a un aspirante a erudito muy discutidor decir las cosas más rudas y desconsideradas a su maestro, Burhanudin.

Burhanudin no dijo nada, y cuando el hombre hubo dejado el salón de conferencias, Yunus le dijo:
“¿Acaso no reprenderás a ese hombre, para que quizá sea capaz de ver la desesperada situación en la que se encuentra?”

Burhanudin dijo:
“No lo volveremos a ver, porque ha llegado a la conclusión de que no soy capaz de responder a sus desafíos, y, por lo tanto, se marchará a otra parte.”

“¿Es este – preguntó Yunus – el medio que empleas para librarte de la gente molesta?”

 

Leer Más