Inscrutable Fate

Nasrudin was walking along an alleyway when a man fell from a roof and landed on his neck. The man was unhurt; the Mulla was taken to hospital. Some disciples went to visit him. ‘What wisdom do you see in this happening, Mulla?’ ‘Avoid any belief in the inevitability of cause and effect! He falls off the roof – but my neck is broken! Shun reliance upon theoretical questions such as: “If a man falls off a roof, will his neck be broken?”’


El espíritu de escepticismo sobre cuestiones metafísicas no se limita en modo alguno a Occidente. En Oriente, no es inusual que la gente diga que sienten que el discipulado en una escuela mística los privará de su autonomía o les robará algo. Generalmente tales personas son ignoradas por los Sufis pues aún no han alcanzado la fase en que comprenderán que ya son prisioneros de una tiranía mucho peor (la del Viejo Villano) que cualquier cosa que pudiera ocurrirles en una escuela mística. Hay un sucinto chiste de Nasrudín que señala esto:
“Oigo a un ladrón en el piso de abajo”, le susurró una noche la esposa al Mulá.
“No oigo nada”, contestó Nasrudín. “No tenemos nada que pueda robarnos. Si hay suerte, tal vez él se deje algo olvidado.”
Nasrudín, ladrón de muchas casas vacías, siempre deja algo en ellas si los moradores saben reconocerlo.

Los Sufis

La nueva traducción está disponible en todos los formatos: impreso (tapa blanda y dura), eBook y muy pronto el audiolibro.

También lo puedes leer gratis, aquí:

https://idriesshahfoundation.org/es/books/the-sufis




La épica misión sin terminar de Richard Williams

 

Que quede como registro de que el perfeccionismo dentro del campo de la animación fue para Richard Williams y la locura de proyecto que siempre quiso hacer.

 

 

El fin de semana pasado fue uno de los más tristes para los interesados en el campo de la animación, ya que Richard Williams falleció a los 85 años sin mucha fanfarria dentro de la industria y los medios, casi como dando a decir que su nombre nunca fue tan impactante como el de contemporáneos. Lo cierto es que Williams se trató de uno de los últimos -quizás el último- animador tradicional, y mientras que la gente lo recuerda por su titánica labor dentro de ¿Quién engañó a Roger Rabbit? (Robert Zemeckis, 1988)hay un proyecto dentro de su haber, que nos dice mucho del legado de Williams, su perfeccionismo de leyenda, y la tragedia que tuvo de nunca poder ver su obra maestra completa.

Richard Williams nació el 19 de Marzo de 1933 en Toronto, Canadá y siempre dejó claro que hubo dos factores para su amor en el campo de la animación: el primero era que su madre Kathleen Bell trabajaba como dibujante de publicidad, la segunda fue haber visto Blanca Nieves y los siete enanitos () a la edad de 5 años.

Leer Más