Donde se inicia

Cierto maestro Sufi y uno de sus discípulos recorrían a pie un camino de campo. El discípulo dijo:
“Sé que el mejor día de mi vida fue cuando decidí buscarte y descubrí que, a través de tu Presencia, me encontraría a mí mismo.”

El Sufi dijo:
“La decisión, ya sea de apoyo u oposición, es algo que no conoces hasta que lo sabes. No lo conoces por el hecho de pensar que lo sabes.”

El discípulo dijo:
“El significado de tus palabras me resulta oscuro, y tu declaración es confusa para mí, y tu intención me está velada.”

El maestro dijo:

Leer Más









 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un cierto buscador de la verdad se dirigió a uno de los discípulos de Mohsin Ardabili, y dijo:

“Al parecer, tu maestro pasa los días quitándole a la gente sus ideas y creencias. ¿Qué bien se puede obtener de semejante conducta?”

El discípulo replicó:

“A la joya se la encuentra luego de que se le haya quitado la tierra de alrededor. Una joya falsa se fabrica superponiendo capa tras capa de sustancia impura, la que de todos modos brilla, a cualquier superficie.

“A la viña joven la asfixia la maleza, pero nadie dice: ‘Maten a la viña, dejen que crezca la maleza’. El malhechor intenta ocultar su crimen bajo el manto de la superchería, pero nadie dice: ‘Dejen que el manto sea admirado’.

El buscador de la verdad dijo:

“¿Cómo pude yo haber sido tan opaco para que estas ideas no hayan penetrado antes en mi mente? Pero, ¿por qué no difundes más ampliamente estas cosas, para que todos puedan beneficiarse de este conocimiento elevado?”

“Es publicado todos los días en el comportamiento de los sabios; está contenido en los libros de los santos; se manifiesta tanto en el cuidado de jardines como en el arte de hacer baratijas. ¿Acaso advierten los negligentes cualquier otra cosa que no sea aquello que incrementará su negligencia?”

El monasterio mágico

Puedes leer el libro, gratis, aquí:
http://idriesshahfoundation.org/…/lib…/el-monasterio-magico/

El método