Un peregrino devoto viajó durante varios días para visitar al Baba Charkhi. Cuando llegó a la casa de este, el peregrino se afligió mucho al ver que, a pesar de que era el mes del ayuno, Charkhi estaba sentado al mediodía ingiriendo grandes cantidades de carne asada.Aunque amargamente decepcionado, el peregrino realizó su saludo y se sentó durante tres días junto al Baba, esperando que alguna explicación le fuese ofrecida. Pero no hubo ninguna, y el desconsolado peregrino emprendió el viaje de regreso a casa. No había aún llegado lejos cuando vio la celda de un hombre religioso a la vera del camino, y se detuvo a rezar y pasar algún tiempo junto al anacoreta.El religioso, después de haber compartido un rato sentados, dijo:“Estás triste y tu aflicción infecta el aire tanto que yo no puedo mantener mi paz. ¿Puede ser que hayas ido a visitar a Charkhi?”El peregrino dijo:“¡Tu percepción de mi estado es innegablemente una evidencia de la santidad de tus vigilias! Con esa observación has transformado mi dolor, en deleite, y en lugar de tristeza ahora tengo esperanza. ¿Pero puedes contarme qué le ha sucedido al gran Charkhi para que se comporte de semejante manera?”El hombre santo contestó:“Nada le ha sucedido a Charkhi. Yo me ocupo de plegarias y ayunos. Entono cantos devocionales y cumplo prácticas especiales. Soy abstemio y sigo las reglas formuladas para aquellos que lograrían. Esto es lo que tú deberías estar haciendo también, y esto es lo que Charkhi reconoció en ti, y lo que te dijo mediante sus acciones.“Si yo fuese un hombre tan grande como Charkhi, no necesitaría de tales cosas. Si tú estuvieses en condiciones de convertirte en su discípulo, no habrías sido influenciado por las apariencias o quedado insensible ante la realidad. Tú y yo estamos en la misma terrible situación. Algún día, uno u otro de nosotros, o ambos, quizá alcancemos la etapa en que podamos convertirnos en discípulos del Baba Charkhi.”

El monasterio mágico

Ya está disponible la nueva traducción en todas las tiendas online, en formato papel. Muy pronto, como ebook + audiolibroTambién lo puedes leer gratis aquí:https://idriesshahfoundation.org/…/the-magic-monastery

ABSTENCIÓN







 

 

 

 

 

 

 

Se cuenta que uno de los grandes Sufis fue un esclavo: Ayaz, quien llegó a ser el confiable compañero del sultán Mahmud de Ghazna.

Un cortesano, de acuerdo al relato, le dijo:
“Fuiste derviche y luego puesto en cautiverio; después serviste durante años a Mahmud y aún continúas haciéndolo. Sin embargo, es tal tu santidad que el sultán te concedería la libertad inmediatamente si se la pidieses. ¿Por qué continúas en esta extraña posición?”

Ayaz lanzó un hondo suspiro y dijo:
“Si dejara de ser esclavo, ¿dónde diantres estaría el hombre a quien la gente puede señalar como un esclavo que es en realidad un maestro? Y, si abandonara al Rey, ¿quién quedaría para amonestar a los cortesanos? Me escuchan a mí porque también Mahmud me presta su oído. Son ustedes, querido amigo, quienes han construido este pequeño mundo a su medida; y sin embargo eres tú quien me pregunta por qué estoy así, dentro de esta jaula de hombres.”

El monasterio mágico

El Sufi esclavo