Q: Why are there so many false spiritual teachers around?

A: This is one of the most common questions, and there are almost as many answers as there are people asking. When there is a true or useful thing, there is sure to be a counterfeit. This does not mean that the original intention was bad: but things turn out bad if they are not properly organised. There is no difference between this problem and the one of the ‘lovelorn Taiwanese’: There was once a young man of Taiwan who desperately desired that a certain girl should marry him. He wrote her letters, over a period of two years, an average of one a day, declaring his love. This continued, says the United Press, from 1972 to 1976. Without that effort it is unlikely that the lady would have become engaged, in the way she did, to the postman who delivered the letters.

Seeker After Truth
Read the book, online, for free:
http://idriesshahfoundation.org/books/seeker-after-truth/

Falsos maestros / False masters





Atracción e importancia

P: Se cuenta que el gran Sufi Bayazid dijo: “Todo lo que deseo es no tener deseo”. Este parece el tipo de comentario místico que ha dado fama a los pensadores orientales. ¿Tiene algún significado realmente? Si lo tiene, ¿cuál es?

R: El deseo significa, para la gente común, querer algo; y está siempre relacionado con el egoísmo, por más escondido o socialmente sancionado que esté.

Leer Más


 

 

 

 

 

 

 

Uno de los Nawabs de Sardhana del siglo XIX estaba enseñando sus caballos a un visitante, cuando el hombre dijo:
“¡Ojalá fuese tan rico como tú!”
Aunque era un extranjero, y por lo tanto no era consciente del código de los Sayeds, el Nawab, cuando aquel partió, le hizo regalos que representaban su fortuna completa. Tuvieron que pasar años antes de que la hacienda fuese capaz de recobrarse de este solo acto de generosidad.

Alguien le dijo al Nawab:
“¿Realmente tenías que adoptar un rumbo tan temerario?”
Él dijo:
“El ser falso a mis tradiciones habría sido imposible. Alguien me preguntó hoy por qué nos molestamos en tratar de impartir enseñanza Sufi a los indignos. Es porque ellos nos lo piden. ¿Conoces la historia de nuestro ilustre ancestro, Alí, el yerno del Profeta?”

“En batalla, Alí hizo pedazos la espada de un guerrero enemigo, que se quedó indefenso, esperando ser liquidado pero al mismo tiempo gritando en su furia: ‘¡Dame tu espada y te destruiré!’

“Alí le dio su propia espada, quedándose él mismo sin ningún medio de defensa. Su enemigo, cuando se hubo recobrado de su sorpresa, preguntó:

‘¿Cómo puedes dar tu única espada, en medio de una batalla, al hombre que te odia y está tratando de destruirte?’

“Alí dijo:

‘Forma parte de la tradición familiar que nadie nos pida nada en vano.’

“Sólo conocemos esta historia hoy porque ese mismo hombre rehusó matar a un hombre como Alí.”

El buscador de la verdad

Tan rico como tú…