Looking for fun ideas to homeschool your kids or grandkids during lockdown? We have an idea for you!

The deadline for the ISF & UNESCO global storytelling competition has been extended to 31 May. And it’s now open to ALL 12- to 18-year-olds worldwide!

Write 250 to 500 words (in English or French) on the theme: “Once upon a time in my future…”

We need you to help spread the word! Share this post with your children, grandchildren, their friends, and teachers.

And remember the winners will have their stories published in a special hardcover edition as well as attend a ceremony at UNESCO headquarters in Paris.

With so much of the world in lockdown, what better time to reflect on what might be?

Leer Más


 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ayaz era amigo íntimo y esclavo del gran conquistador Mahmud el Destructor de Ídolos, monarca de Gazna; primero había llegado a la corte como un esclavo muy pobre y luego Mahmud lo convirtió en su consejero y amigo.
Los otros cortesanos estaban celosos de Ayaz y observaban todos sus movimientos, con la intención de denunciarlo por alguna falla suya y así provocar su caída.
Un día, estos celosos fueron a ver a Mahmud y dijeron:
“¡Sombra de Alá sobre la tierra! Has de saber que, infatigablemente entregados a tu servicio, hemos estado vigilando de cerca a tu esclavo Ayaz. Ahora debemos reportar que todos los días, apenas se va de la corte, Ayaz se encierra en una habitación pequeña donde no se le permite la entrada a nadie; pasa un rato allí y luego va a sus propios aposentos. Tememos que este hábito suyo pueda estar relacionado con un secreto inconfesable; acaso allí se junte con conspiradores que tienen planes de quitarle la vida a su majestad.”
Durante mucho tiempo Mahmud se negó a escuchar nada en contra de Ayaz; mas el misterio de la habitación cerrada asedió su mente hasta que sintió que tenía que interrogar a Ayaz.
Un día, cuando Ayaz salía de su cuarto privado, un Mahmud rodeado de cortesanos apareció y exigió que se le mostrase la habitación.
“No”, dijo Ayaz.
“Si no me permites entrar a la habitación, toda la confianza que tengo puesta en ti como hombre fidedigno y leal se habrá evaporado, y en adelante jamás podremos mantener nuestra relación en los mismos términos. Elige”, dijo el feroz conquistador.
Ayaz lloró; luego abrió la puerta de la habitación y permitió que entrasen Mahmud y su personal.
El cuarto no tenía ni un mueble; todo lo que había era un gancho en la pared, del cual colgaba una andrajosa túnica emparchada, un bastón y un cuenco de mendigo.
El rey y sus cortesanos eran incapaces de comprender el significado de este descubrimiento.
Cuando Mahmud exigió una explicación, Ayaz dijo:
“Mahmud, durante años he sido tu esclavo, tu amigo y consejero. He intentado nunca olvidar mis orígenes y es por esta razón que he venido aquí día tras día para recordarme lo que yo fui. Te pertenezco, y todo lo que me pertenece a mí son mis harapos, mi palo, mi cuenco y mi errancia sobre la faz de la tierra.”

La sabiduría de los idiotas

La nueva traducción ya está disponible en todos los formatos: papel + eBook + audiolibro.

También, como siempre, lo puedes leer gratuitamente aquí:

https://idriesshahfoundation.org/…/boo…/wisdom-of-the-idiots

El secreto de la habitación cerrada


We have recently released three new kid’s titles as part of the Books for Afghan Children Project.

 

 

 

 

 

 

 

We have recently released three new kid’s titles as part of the Books for Afghan Children Project. Printed with sumptuous illustrations, the English-language editions are being sold in limited editions. All proceeds go to making Afghan-language versions of the same books available for free to kids in Afghanistan. These would make a great holiday gift for the children in your life.

The new kids books are:

The Horrible Dib Dib

Written by Idries Shah for his own children when they were young, The Horrible Dib Dib is a masterful tale. A teaching story that challenges perceived ways of thought, it turns around in the mind long after it’s been read. Beautifully presented in a limited edition, the book’s sales in English go in entirety to providing copies of the same illustrated book, for children across Afghanistan.

The Tale of the Sands

One of the most poignant and powerful tales found in the East, The Tale of the Sands is told and retold in caravanserais, in souqs, and in dhows floating over the Arabian Sea. A story touched by the magic of raw imagination, it has the power to alter one’s thinking processes, and to consider what we know in new ways.

After A Swim

A cornerstone in an important charitable and cultural project, After A Swim is a tale that operates on many layers, bridging the traditional ways of thinking from the East, with those of the West. One of the most-loved stories told by Idries Shah, After A Swim has delighted children and adults in all corners of the world.

Link Original: https://isfshop.com/




 

 

 

 

 

 

Érase una vez, no hace tanto tiempo, un cierto edificio que estaba infestado de ratones. Los encargados decidieron matarlos.
Una noche colocaron veneno para ratones; pero a la mañana siguiente el veneno había sido comido.
“Tendremos que cambiar el tipo de veneno”, dijo la gente, e hicieron otro intento.
Pero esta segunda dosis letal también fue felizmente comida por los ratones, quienes además dejaron señales de que estaban floreciendo con esta dieta.
Se decidió usar las viejas ratoneras a resorte; estas fueron cebadas con suculentos trozos de queso para tentar a los ratones resistentes al veneno.
Pero los ratones rehusaron tocar el queso. Entonces uno de los atrapa-ratones tuvo una
inspiración: recubrió los quesos de las trampas con abundante veneno. “Quizá los ratones hayan desarrollado un gusto por el veneno. Incluso hasta les esté haciendo bien”, razonó.
El nuevo plan fue puesto en marcha esa misma noche. A la mañana siguiente las ratoneras estaban llenas de fuertes y saludables ratones.
De esta historia se pueden extraer toda clase de moralejas y enseñanzas; pero se la cita aquí porque es absolutamente cierta.*
¿Imaginas que las fábulas existen solamente para divertir o instruir, y que están basadas en ficciones? Las mejores son trazos de lo que sucede en la vida real, en la comunidad y en los procesos mentales del individuo.

IDRIES SHAH

* Daily Mail, Londres, 2 de diciembre de 1967, pág. 9, col. 3

Reflexiones

Nueva traducción ya disponible en formato papel, y por primera vez como eBook (libro electrónico) + audiolibro.

Lo puedes comprar, leer o escuchar gratis, aquí:

http://idriesshahfoundation.org/es/libros/reflexiones/

Érase una vez


 

 

 

 

 

 

 

 

 

Se cuenta que un hombre acompañó una vez a Jesús en un viaje. Después de un tiempo los dos llegaron a la orilla de un río y se sentaron a comer. Entre ambos tenían tres trozos de pan.

Cada uno comió un trozo de pan, dejando el tercer pedazo. Jesús se levantó y fue a buscar agua del río. Cuando regresó no quedaba rastro alguno del pan.
“¿Quién se ha comido el pan?”, preguntó a su compañero. “No lo sé”, dijo el otro hombre.

Continuaron su camino hasta que encontraron a un ciervo con dos cervatillos. Capturaron a uno de ellos y comieron su carne. Jesús dijo.
“¡Con el permiso de Dios, levántate!” Y el ciervo fue resucitado milagrosamente.

Entonces Jesús dijo:
“Dime, por Él que hizo este milagro, ¿qué ocurrió con el trozo de pan?”

“No lo sé”, respondió su compañero.

Llegaron a otro río y Jesús lo cruzó caminando sobre la superficie del agua. “Dime”, dijo él, “por el Dios único que mostró este poder, ¿quién se comió el pan?”

“No lo sé”, dijo el otro hombre.

Finalmente llegaron a un lugar que se encontraba lleno de tierra y piedras.

Jesús reunió arena y tierra y sobre ella dijo:
“¡Con el permiso de Dios, conviértete en oro!”

De inmediato el polvo se convirtió en oro.
Jesús dividió el metal en tres porciones. Luego dijo:

“Una porción es para mí, otra es para ti, y la tercera porción es para aquel que comió la tercera porción de ese pan.”

Su compañero respondió:

“¡Fui yo quien la comió!”
De modo que Jesús le dijo:
“Entonces las tres partes del oro son para ti.”
Y siguió su camino.
Resulta que otros dos hombres habían visto el oro y decidieron robarlo, tras matar a su propietario. Trabaron amistad con él y le sugirieron que debía ir al pueblo cercano a comprar alimentos. Él estuvo de acuerdo, ya que su propia idea era envenenarlos. Compró pan y puso veneno en él.

Cuando regresó junto a los otros, se abalanzaron sobre él y lo mataron. Luego comieron el pan envenenado, y también ellos murieron.

Jesús pasó de nuevo por aquel camino, junto con algunos de sus compañeros, y viendo lo que le había ocurrido a los tres hombres, dijo: “Este es el mundo, de modo que teman al mundo.”

El yo dominante

JESUS Y EL ORO


 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cierto rey decidió domesticar un lobo y convertirlo en su mascota. Este deseo se basaba en la ignorancia y la necesidad de ser aprobado o admirado por otros: una causa común de muchos de los problemas de este mundo.

Hizo que le quitaran a una loba uno de sus cachorros al nacer y lo crio entre perros mansos.
Cuando el lobo creció, lo llevaron al rey, y durante muchos días se comportó exactamente igual que un perro. La gente que vio este asombroso hecho quedó maravillada y pensó que el rey era un prodigio.

Actuando según esta creencia, convirtieron al rey en un consejero respecto de todos sus asuntos, y le atribuyeron grandes poderes.

El rey mismo creía que había ocurrido casi un milagro.

Un día, cuando estaba cazando, el rey oyó que una manada de lobos se acercaba. A medida que se aproximaban, el lobo manso saltó, gruñó mostrando sus colmillos y corrió a darles la bienvenida. Un minuto después había desaparecido, regresando con sus compañeros naturales.

Este es el origen del proverbio:
“Un lobezno siempre se convertirá en lobo, aunque sea criado entre los hijos del hombre.”

El camino del Sufi

La nueva traducción ya está disponible en formato tradicional, tanto en tapa blanda y dura, y por primera vez como eBook. Pronto también estará disponible el audiolibro.

Como siempre, puedes leerlo en nuestro sitio, gratis.

http://idriesshahfoundation.org/…/books/the-way-of-the-sufi/

EL REY Y EL LOBO


 

 

 

 

 

 

 

 

 

Había una vez un hombre llamado Mojud. Vivía en un pueblo donde había obtenido un puesto como funcionario menor, y parecía probable que terminaría sus días como inspector de pesos y medidas.

Una tarde, cuando estaba caminando por los jardines de un viejo edificio cerca de su casa, Khidr, el misterioso guía de los Sufis, se le apareció vestido de verde resplandeciente. Khidr dijo: “¡Hombre de brillantes perspectivas! Deja tu trabajo y encuéntrame en la ribera dentro de tres días.” Entonces desapareció.

Un trepidante Mojud fue a ver a su superior y le dijo que tenía que partir. Pronto, todos en la aldea se enteraron de esto y dijeron: “¡Pobre Mojud!, se ha vuelto loco”. Pero, dado que había muchos candidatos para su puesto, lo olvidaron rápidamente.

El día convenido, Mojud se encontró con el Khidr, quien le dijo: “Rasga tus vestiduras y arrójate al río. Quizás alguien te salvará.”

Mojud así lo hizo, aunque se preguntaba si se había vuelto loco.

Debido a que sabía nadar, no se ahogó; pero flotó a la deriva un largo trecho antes de que un pescador lo subiese a su bote, diciéndole: “¡Insensato! La corriente es fuerte. ¿Qué estás tratando de hacer?

Mojud dijo: “Realmente no lo sé”.

“Estás loco”, dijo el pescador, “pero te llevaré a mi choza de cañas junto al río aquel, y veremos qué se puede hacer por ti.”

Cuando descubrió que Mojud era bien hablado, aprendió de él a leer y a escribir. A cambio, Mojud recibió comida y ayudó al pescador con su trabajo. Después de unos pocos meses, Khidr apareció nuevamente, esta vez al pie de la cama de Mojud, y dijo: “Levántate ya y deja a este pescador. Se te proveerá con lo necesario.”

Mojud salió inmediatamente de la choza vestido como un pescador, y deambuló hasta que llegó a una carretera. Cuando nacía el alba vio a un granjero en un burro, camino al mercado. “¿Buscas trabajo?”, le preguntó el granjero. “Porque necesito a un hombre que me ayude a traer de vuelta algunas compras.”

Mojud lo siguió. Trabajó para el granjero durante casi dos años, al cabo de los cuales había aprendido mucho sobre agricultura, pero no mucho más.

Un atardecer, mientras estaba enfardando lana, Khidr se le apareció y dijo: “Deja ese trabajo, camina hacia la ciudad de Mosul, y usa los ahorros para convertirte en un mercader de pieles.”

Mojud obedeció.

En Mosul se hizo conocido como mercader de pieles, sin ver a Khidr durante los tres años en los que ejerció su oficio. Había ahorrado una suma considerable de dinero y estaba pensando en comprar una casa, cuando apareció Khidr y dijo: “Dame tu dinero, aléjate de este pueblo hasta la distante Samarcanda, y trabaja allí para un almacenero.” Mojud así lo hizo.

Pronto comenzó a mostrar indudables signos de iluminación: curaba a los enfermos, servía al prójimo tanto en la tienda como durante su tiempo libre, y su conocimiento de los misterios se volvía cada vez más y más profundo.

Clérigos, filósofos y otros los visitaban y preguntaban: “¿Con quién estudiaste?”
“Es difícil de decir”, decía Mojud.
Sus discípulos le preguntaban: “¿Cómo comenzaste tu carrera?”
Él decía: “Como un pequeño funcionario.”
“¿Y la abandonaste para dedicarte a la automortificación?”
“No, simplemente la abandoné”.
No lo comprendían.
La gente se le acercaba para escribir la historia de su vida.
“¿Qué has hecho en tu vida?”, le preguntaban.
“Salté a un río, me convertí en pescador; después abandoné su choza de caña en la mitad de una noche. Después de eso, me convertí en peón agrícola. Mientras estaba enfardando lana, cambié y fui a Mosul, donde me convertí en un mercader de pieles. Allí ahorré algún dinero, pero lo doné. Luego caminé hasta Samarcanda donde trabajé para un almacenero. Y aquí es donde estoy ahora.”

“Pero esta conducta inexplicable no arroja luz sobre tus extraños dones y ejemplos maravillosos”, dijeron los biógrafos.

“Así es”, dijo Mojud.

Entonces los biógrafos construyeron para Mojud una historia excitante y maravillosa; porque todos los santos tienen que tener su historia, y la historia debe estar en concordancia con el apetito del oyente, no con las realidades de la vida.

Y a nadie se le permite hablar directamente de Khidr. Es por ello que esta historia no es verídica: es una representación de una vida. Esta es la vida real de uno de los más grandes Sufis.

El Sheikh Ali Farmadhi (muerto en 1078) consideraba este cuento como importante para ilustrar la creencia Sufi de que el “mundo invisible” está todo el tiempo, en varios lugares, interpenetrando la realidad ordinaria.

Cosas, dice, las cuales consideramos como inexplicables son, de hecho, así debido a esta intervención. Es más, la gente no reconoce la participación de este “mundo” en el nuestro, pues creen que saben las verdaderas causas de los eventos. No lo saben. Es solamente cuando pueden concebir en sus mentes la posibilidad de que en ocasiones otra dimensión transgrede las experiencias ordinarias, que esta dimensión se les vuelve accesible a ellos.

El Sheikh es el décimo Sheikh y Maestro enseñante de los Khwajagan (‘maestros’), conocida luego como la Vía Naqshbandi.

Esta versión es del manuscrito del siglo XVII, de Lala Anwar, Hikayat-i-Abdalm (Cuentos de los Transformados)

Cuentos de los derviches
Puedes leer el libro, gratis, aquí:
http://idriesshahfoundation.org/…/libros/cuentos-de-los-de…/

Histórias dos Dervixes
Você pode comprar o livro, aqui:
http://idriesshahfoundation.org/…/b…/historias-dos-dervixes/
http://www.rocanova.com.br/site/Historias.html

El hombre con la vida inexplicable


 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un derviche de mente simplona, miembro de una escuela austeramente piadosa, caminaba un día por una ribera. Estaba absorto, concentrado en problemas de índole moral y escolásticos, pues esta era la forma que la enseñanza Sufi había tomado en la comunidad a la que él pertenecía. Este derviche equiparaba religión emocional con la búsqueda de la Verdad definitiva.

Repentinamente sus pensamientos fueron interrumpidos por un fuerte grito: alguien estaba repitiendo el llamado derviche. “Esto carece de
sentido”, se dijo a sí mismo “porque este hombre está pronunciando mal las sílabas. En lugar
de decir YA HU, está diciendo U YA HU.”

Entonces se dio cuenta de que tenía el deber, como estudiante más aplicado, de corregir
a esta desafortunada persona que tal vez no había tenido la oportunidad de ser correctamente guiada, y por ende – probablemente – sólo estaba haciendo lo mejor que podía para armonizarse con la idea que yace detrás de los sonidos.

De manera que alquiló un bote e hizo su camino hacia la isla, la cual se hallaba en la mitad del río, desde donde el sonido parecía venir.

Encontró a un hombre sentado en una cabaña de juncos, vestido con un manto derviche, quien se movía al son de su propia repetición de la frase iniciática. “Amigo mío”, dijo el primer derviche, “estás pronunciando mal la frase. Me incumbe decirte esto, ya que hay mérito para aquel que da y para aquel que acepta consejo. Esta es la forma en que la debes decir.” Y le dijo la frase.

“Gracias”, dijo humildemente el otro derviche.

El primer derviche volvió a su bote, lleno de satisfacción por haber hecho una buena acción. Después de todo, se decía que un hombre capaz de repetir la fórmula sagrada correctamente podría incluso caminar sobre las olas; algo que él nunca había visto pero que siempre había deseado -por alguna razón- poder hacer.

Ahora no podía escuchar nada proveniente de la cabaña de juncos, pero estaba seguro de que su lección había sido bien acogida.

Entonces oyó un vacilante U YA, al comenzar el segundo derviche a repetir la frase en la misma forma que antes…

Mientras el primer derviche pensaba en esto, reflexionando sobre la perversidad de la humanidad y su persistencia en el error, vio de repente un extraño espectáculo. Desde la isla, el otro derviche se acercaba caminando sobre la superficie del agua…

Asombrado, dejó de remar. El segundo derviche se le acercó y dijo: “Hermano, siento molestarte, pero tuve que venir aquí a preguntarte otra vez acerca de la manera estándar de pronunciar la repetición de la cual me hablaste, pues me resulta difícil recordarla.”

Cuentos de los derviches
Puedes leer el libro, gratis, aquí:
http://idriesshahfoundation.org/…/libros/cuentos-de-los-de…/

Histórias dos Dervixes
Você pode comprar o livro, aqui: http://www.rocanova.com.br/site/Historias.html

El hombre que caminaba sobre el agua