La artillería

Mi tatarabuelo, Sayed Jan-Fishan Khan, fue invitado a la India y se organizó una gran exhibición militar en su honor.
Todo hecho con la intención de mostrarle a este independiente jefe afgano que le convendría respetar las capacidades bélicas del imperio británico.
En un determinado momento al Khan se le asignó un oficial de artillería que gritaba con entusiasmo, llamando la atención del jefe cada vez que los proyectiles daban en el blanco.
Este hombre y varios otros fueron posteriormente invitados a Paghman, para ser los huéspedes de Jan-Fishan Khan.
Mientras estaban sentados en el banquete, un hombre se le acercó a Jan-Fishan Khan y le dijo algo. Apenas le contestó, Jan-Fishan se volvió hacia los oficiales británicos y dijo, aparentemente excitado: “¿Escucharon eso?”
“¿Qué dijo?” preguntaron.
“No es ‘qué dijo’”, respondió el Khan, “¡sino el hecho de que le entendí y él me entendió a mí!”
Los oficiales estaban perplejos.

Leer Más