Los fanáticos religiosos con los que comúnmente nos encontramos son, por supuesto, no más religiosos que un ateo. Son crudos emocionalistas que han adoptado la religión como campo de sus operaciones. La religión es su medio de acción y expresión, no la base de su conducta.

Leer Más