La máxima de Ibn Arabi sobre este asunto no ha sido mejorada: “La gente cree que un maestro debería hacer ostentación de milagros y manifestar iluminación. Pero el requisito de un maestro es que debe poseer todo lo que el discípulo necesita.”

Aprender a aprender

El libro, gratis, aquí:
http://idriesshahfoundation.org/es/libros/aprender-a-aprender/

Aprender a Aprender

Você pode comprar o livro, aqui: http://idriesshahfoundation.org/pt-br/books/aprender-a-aprender/

Lo que debería saber un maestro






 

 

 

 

 

 

 

 

 

Es meritorio dar dinero a un Sufi para que lo distribuya. Él lo entregará, en sumas pequeñas o grandes, a quienes lo merezcan: no necesariamente de acuerdo con su necesidad exterior. Un mendigo o un hombre pobre quizá reciba mil piezas de oro, no sólo una moneda de cobre.

La caridad no siempre implica dinero, como tú sabes. La caridad no solamente se da, como tú dices. Se vive y se ejecuta, lo que significa “ser y hacer”.

Como Saadi, el gran derviche, dice en su GULISTAN:
“Tú que eres impasible ante el sufrimiento de los demás, no tienes derecho a ser llamado hombre.” La caridad ha sido convertida en una gran virtud sólo por el bajo nivel de decencia humana.

Si aún piensas que la caridad no es una necesidad sino una virtud superior, ni siquiera sabes lo que tus contemporáneos, en tu propia civilización, han descubierto y lo que se ha publicado sobre el tema en periódicos de gran circulación. He aquí un ejemplo de la caridad de los animales:

La caridad de las ratas

El doctor J. T. Greene, de la Universidad de Georgia, tomó diez ratas blancas y las entrenó para que obtuvieran pelotillas de alimento presionando una de las dos palancas dentro de su jaula. Una palanca producía pocas pelotillas y era dura de apretar; las ratas lo descubrieron pronto y la ignoraron, concentrándose en la otra. Entonces el experimentador cableó las palancas para que, cuando fuese presionada la que producía alimento fácilmente, una rata de la jaula contigua recibiera una descarga eléctrica.

¿Qué hicieron las ratas que buscaban comida? Primero, reconocieron que sus acciones provocaban dolor en su vecina; luego, nada menos que unas ocho de las diez fueron a la otra palanca, aunque era dura de hacer funcionar, y se concentraron en ella, salvando a sus compañeras de ulteriores daños.

Aprender a aprender
El libro, gratis, aquí:
http://idriesshahfoundation.org/…/libr…/aprender-a-aprender/

La caridad de las ratas





En Oriente, por supuesto, hay una convención a través de la cual el maestro señala la conducta característica humana adoptándola él mismo, y esto sacude o sirve como recordatorio a otros para que así puedan aprender sin que se produzca una actitud defensiva por ser encarados sin ambages. Esta conducta mantiene viva la sensación de que los aprendices no deberían halagarse a sí mismos por su importancia debido a que están involucrados en una labor espiritual, sino que necesitan la debida humildad. Cuando yo era un muchachito, un día fui al estudio de mi padre y dejé la puerta abierta. Él no me indicó que la cerrara, pero en cambio me dijo: “Oh, me parece que he dejado la puerta abierta. ¿Serías tan amable de cerrarla?” Este recuerdo ha permanecido conmigo durante casi cuarenta años.

Aprender a aprender
El libro, gratis, aquí:
http://idriesshahfoundation.org/es/libros/aprender-a-aprender/

Aprender a Aprender
Você pode comprar o livro, aqui: http://www.rocanova.com.br/site/Aprender.html