Ikbal Ali Shah

 

 

 

 

 

 

 

 

 

“Él (Ikbal Ali Shah) era como… era una de esas personas a quien realmente no puedes categorizar. Era una persona de aspecto y conducta afable. Pero una vez, cuando era niño, me trajo a Europa para una operación, en la cual desafortunadamente me dieron una sobredosis de anestesia que me estaba por matar. Un doctor le dijo: ‘Bueno, me temo que será mejor que se reconcilie con el hecho de que su hijo va a morir’. Y mi padre dijo: ‘Bueno, me temo que TÚ tendrás que reconciliarte con el hecho de que yo soy una persona oriental muy extraña e inusual y peculiar, y voy a salir de esta habitación ahora mismo e iré a buscar mi revolver calibre .45 y me esconderé en algún lugar entre los arbustos. Y cuando escuche que mi hijo está bien voy a salir; pero si escucho que no lo está, entonces voy a salir y los mataré uno por uno’. Y así lo hizo: agarró su arma y se metió en los arbustos y esperó. Y yo, por supuesto, no sabía nada de esto hasta que, habiendo sido ‘revivido’, desperté en una carpa de oxígeno con jeringas hipodérmicas por todos lados. Así que ese era el tipo de comportamiento del que era capaz. Y debo decir que en momentos de emergencia he puesto en práctica algo muy parecido. A veces es útil ser un oriental impredecible.”

Entrevista a Idries Shah, con subtítulos en castellano:

https://www.youtube.com/watch?v=GriN_Wa8P30



” Insha Akbar “, ” Adonai ” and ” Ave Maria ” in harmony before His Majesty King Mohammed VI and Pope Francis.

This Saturday, March 30th in Rabat, the Morocco Philharmonic Orchestra (OPM) performed a little special arrangement. Representatives of the three monotheistic religions have in choir before King Mohammed VI and Pope Francis.
The Smahi El Hadni, called for Muslim prayer (” Insha Akbar “), accompanied by singer Françoise Atlan, who has the Jewish prayer (” Adonai “) and then joined by singer Caroline Casadesus, daughter of the head of orchestra Jean-Claude Casadesus, who performed the “Ave Maria” of Caccini.
They finished the concert hand in hand.
This work is part of a series of events launched by the Morocco Philharmonic Orchestra called “Religions in harmony”.