Técnica com ultrassom

O glioblastoma é o tipo de tumor primário mais comum no cérebro, altamente agressivo e maligno. Pacientes com esse tipo de câncer geralmente são submetidos a ressecção seguida de radioterapia e quimioterapia. Apesar do tratamento, a sobrevida é de 12 a 18 meses a partir da data do diagnóstico. Novos tratamentos têm sido desenvolvidos e um deles tem se mostrado promissor. O estudo da referência aborda uma técnica que envolve a aplicação de ultrassom focal na região tumoral através do crânio intacto associada à aplicação de uma substância que sensibiliza as células para os efeitos prejudiciais do som. A terapia sonodinâmica representa uma grande promessa para o tratamento de cânceres que se espalharam para áreas sensíveis do corpo (metástases) e, em particular, do cérebro. 📑♒🧠Este tema será abordado no módulo Tratamento & Reabilitação do Cérebro da @mybrainuniversity

Referência: Sheehan, K., Sheehan, D., Sulaiman, M. et al. Investigation of the tumoricidal effects of sonodynamic therapy in malignant glioblastoma brain tumors. J Neurooncol 148, 9-16 (2020). doi.org/10.1007/s11060-020-03504-w (imagem autoral)


Qué es la epigenética y cuál es su importancia para el futuro

MADRID, 27 Dic. (EDIZIONES) –    Del mismo modo que no podemos alterar el significado de las palabras de un diccionario, los genes heredados de nuestros padres y los que aportaremos como herencia a nuestros hijos contienen instrucciones precisas que nuestro cuerpo no puede dejar de obedecer.  


Si los genes fuesen palabras, el epigenoma sería la gramática que da sentido a las palabras y que permite ordenarlas en frases con sentido. “La gramática, sin embargo, es mucho más versátil y maleable. Dentro de unos límites podemos manipularla para redactar desde simples manuales de cocina a poesías excelsas llenas de emoción y sentimientos usando el mismo vocabulario. Lo mismo hace la epigenética, que tiene la función de regular el funcionamiento de todos nuestros genes para configurar el curso de nuestras vidas”.

Así lo afirma en una entrevista con Infosalus el doctor en Biología e investigador y profesor de Genética en la Universidad de Barcelona David Bueno i Torrens, con motivo de la publicación de su libro ‘Epigenoma para cuidar tu cuerpo y tu vida’ (Plataforma Editorial).

En concreto, el término epigenética fue acuñado en 1953 para referirse al estudio de las interacciones entre genes y factores ambientales que se producen en los organismos. Las modificaciones epigenéticas se van construyendo con el paso del tiempo y, a veces, también se van eliminando. No son permanentes como los genes, sino temporales, aunque muy a menudo duran toda la vida.

Buena parte sí dependen de nosotros y de nuestro estilo de vida. Según cómo sea éste, y en función de los imprevisibles azares que nos depare la vida, se fijarán unas modificaciones epigenéticas u otras. E incluso en algunos casos dependen de nuestros propios pensamientos.

“Se trata de unas señales de tráfico que están puestas en nuestro genoma. Contiene todas las instrucciones para que funcionemos y nuestro cuerpo se forme desde la fecundación hasta ser viejos. Como cualquier manual de instrucciones hay que leerlo bien y la epigenética sería como las normas sintánticas que permiten leer bien toda la información, dicen cuándo usar cada palabra, en qué cantidad, o cuándo dejar de usarla, por ejemplo.  Es como tener una carretera, que sería nuestro genoma, y pones una señal que limita la velocidad, otra que hay que ir a 50 etc. La carretera es la mismo, pero funcionará de otra manera porque has limitado la velocidad, o has hecho un stop, o un sentido obligatorio, son señales que permiten que el genoma funcione de manera correcta”, explica el también divulgador científico.

En concreto, dice que son moléculas específicas que se pegan al ADN o a las proteínas que lo acompañan y se ponen en función de las condiciones ambientales, además de ayudar a regular el genoma.

 Por ejemplo, dice que una persona con una dieta rica en azúcares necesita producir más enzimas para degradarlos, los genes que gestionan los azúcares están más activos porque tienen señales que les hacen estar más activos. “Es la forma de adaptar el funcionamiento del genoma a la vida que cada persona lleva”, sostiene Bueno i Torrens.

A su juicio, el epigenoma es importante porque se ha visto que muchos de estos factores ambientales, las modificaciones que introducimos, pueden favorecer algunos aspectos del genoma o bien perjudicar otros. “Se ha visto que sustancias tóxicas como el humo del tabaco provoca modificaciones epigenéticas en varias docenas de genes para que los pulmones se acostumbren a respirar ese aire contaminado.

El efecto secundario es que aumentan las posibilidades de tener cáncer de pulmón. Cuando un fumador deja de fumar puede pensar que ha quedado libre de este riesgo pero se ha visto que estas modificaciones epigenéticas pueden permanecer en los genes de sus pulmones durante unos 20 años y es donde está la importancia médica”, explica el biólogo.

 Según señala, otro ejemplo sería por ejemplo un consumo excesivo de grasas, ya que éste hace que se activen unos genes a través de modificaciones epigenéticas para que puedas digerirlas mejor y como consecuencia aumenta la posibilidad de que se pueda padecer diabetes en el futuro.

“Por ello, se permite ver que estas modificaciones epigenéticas están en el origen de muchas enfermedades y permite explicar por qué hay personas que tienen determinadas enfermedades. La epigenética está en fase de investigación y el campo sanitario en el que está más avanzada es en el del cáncer. Se ha visto que muchos procesos cancersos tienen origen epigenético y hay pruebas que, según qué modificaciones epigenéticas tenga el paciente, indican qué tratamiento le funcionará mejor para el cáncer, es algo que se está empezando a usar”, celebra el experto.

FUTURO DE LA EPIGENÉTICA    

Así con todo, a juicio de este experto en Genética, la epigenética pasa primero por identificar qué modificaciones pueden ocasionar enfermedades. “Se puede emplear como método diagnóstico y como pronóstico”, indica.

Después para ver cuál es el origen de estas modificaciones y qué factores ambientales las hacen más habituales. El humo del tabaco es obvio que provoca enfermedades así como el alcohol, pero también hay otras costumbres que no se saben que producen modificaciones epigenéticas que pueden resultar nocivas”, añade el especialista.

En tercer lugar cree que desarrollar fármacos epigenéticos que permitan reconducir estas modificaciones cuando estén mal hechas. “Se tienen unas modificaciones epigenéticas que te hacen ser propenso a tener trastornos mentales, cáncer, diabetes por ejemplo, y si se identifica cuáles son a través de un fármaco se podrá cambiar el epigenoma, como mínimo para disminuir la severidad del trastorno”, agrega David Bueno i Torrens.

Link Original:https://www.infosalus.com/salud-investigacion/noticia-epigenetica-cual-importancia-futuro-20181227084433.html?fbclid=IwAR0-M-cQqTHBUiL9Z2_-TvX4YwtwaiP39DnhQqqNCsTz5_qChPdAySgAXCA



Centenarian study suggests living environment may be key to longevity

When it comes to living to the ripe old age of 100, good genes help, but don’t tell the full story. Where you live has a significant impact on the likelihood that you will reach centenarian age, suggests a new study conducted by scientists at Washington State University’s Elson S. Floyd College of Medicine.

Published in the International Journal of Environmental Research and Public Health and based on Washington State mortality data, the research team’s findings suggest that Washingtonians who live in highly walkable, mixed-age communities may be more likely to live to their 100th birthday. They also found to be correlated, and an additional analysis showed that geographic clusters where the probability of reaching age is high are located in and smaller towns with higher socioeconomic status, including the Seattle area and the region around Pullman, Wash.

Leer Más


 

O primeiro estudo da referência concluiu que a desidratação teve efeitos negativos no vigor, autoestima, memória de curto prazo e atenção. A reidratação, porém,atenuou esses efeitos. O segundo é o maior e mais abrangente estudo controlado a examinar como o estado de hidratação interfere no desempenho cognitivo. Inédito ao avaliar a questão em uma população com idade mais avançada, sendo os resultados negativos significativos para as mulheres. A atenção sustentada, velocidade de processamento, memória de trabalho e motricidade foram examinadas. Os cientistas responsáveis pela pesquisa evidenciaram também que a hiperidratação, particularmente se resultar em hiponatremia, pode ser tão preocupante para a função cognitiva como a desidratação. 🧠💦🗯 Esse e outros temaa relcaionados serão abordados no módulo Saúde & Alta Performance Cerebral da @mybrainuniversity

A desidratação afeta a motrocidade


New approach to some mental disorders

Some of the most common mental disorders, including depression, anxiety and PTSD, might not be disorders at all, according to a recent paper by Washington State University biological anthropologists.

In the paper, published in the Yearbook of Physical Anthropology, the researchers propose a new approach to mental illness that would be informed by human evolution, noting that modern psychology, and in particular its use of drugs like antidepressants, has largely failed to reduce the prevalence of mental disorders. (This paper was made available online on Nov. 28, 2019 ahead of final publication in the issue on April 28, 2020). For example, the global prevalence of major depressive disorder and anxiety disorders remained steady at 4.4% and 4% respectively from 1990 to 2010.

Leer Más


Where stress lives

Yale researchers have found a neural home of the feeling of stress people experience, an insight that may help people deal with the debilitating sense of fear and anxiety that stress can evoke, Yale researchers report May 27 in the journal Nature Communications.

Brain scans of people exposed to highly stressful and troubling images — such as a snarling dog, mutilated faces or filthy toilets — reveal a network of neural connections emanating throughout the brain from the hippocampus, an area of the brain that helps regulate motivation, emotion and memory.

The brain networks that support the physiological response to stress have been well studied in animals. Activation of brain areas such as the hypothalamus triggers production of steroid hormones called glucocorticoids in the face of stress and threats. But the source of the subjective experience of stress experienced by people during the COVID-19 pandemic, for instance, has been more difficult to pinpoint.

Leer Más