Un libro puede ser escrito por una razón y entendido de otro modo. Este problema lo encuentras en el escolasticismo y en la reseña de libros. Un crítico puede ver a un libro de una forma diferente que otro reseñador. No me refiero a que a un crítico le gustará un libro y otro lo odiará. Me refiero a que la experiencia actual del libro será diferente de una persona a otra; y esta quizá sea meramente una obra de entretenimiento. En el caso de un libro escrito para transmitir ciertos significados, la influencia sobre el lector puede ser otra de la que este realmente piensa.

¿Puede que sea influenciado por un libro sin saberlo?

Leer Más



Cuantro comunidades

Durante un viaje un maestro Sufi observó a cierto número de gente esforzándose para sacar a un cocodrilo de un río. Viendo que el animal no estaba muerto y que podría matar a algunos de ellos si lo llevaban a la orilla, cortó la cuerda con la que lo tenían atado.

La gente lo apresó y golpeó, exclamando:
“Vestido como un Sufi, es un hipócrita y un malhechor, porque los Sufis solo hacen el bien.’’

Algún tiempo después se cruzó con un grupo de derviches que pensaban que mediante la acción alcanzarían el “ser”.  Él les dijo que su “ser” se manifestaría a través de la inacción. Los derviches lo pusieron en fuga.


Posteriormente se asentó en una escuela de Buscadores que eran contemplativos; se dio cuenta de que necesitaban acción, de modo que les dijo:
“El ‘ser’ se manifiesta a través de la acción.”


Los Buscadores siguieron sus instrucciones hasta que uno de los derviches fue a visitar a un amigo, después de lo cual regresó y les dijo:

Leer Más







Caravan of Dreams

Comendador de los Creyentes

Considerado como una interpolación, porque aparece en el medio de una seria discusión acerca de asuntos esotéricos, este extracto está tomado de Investigación esotérica (Tahqiq- i-Batini).

Supuestamente escrito por Sir-Dan (Conocedor de Secretos) Daud Waraqi, una introducción al manuscrito del siglo XVIII afirma que “identificar nombres de autores puede ser una deshonra”… de modo que es anónimo.

Leer Más


 

 

 

 

 

 

 

 

 

En Occidente, los Omeyas de España ostentaban (al igual que los de Bagdad) con gran pompa el título de Comendador de los Creyentes.
A casi cinco kilómetros de Córdoba, en honor a su sultana favorita, el tercero y más grande de los Abdel-Rahmans (que murió en 961) construyó la ciudad palacio y los jardines de Medina al-Zahara.
El fundador empleó veinticinco años y más de tres millones de libras esterlinas. Su gusto liberal convocó a artistas de Constantinopla, a los escultores y arquitectos más hábiles de la época, y los edificios eran sostenidos o adornados por 1.200 columnas de mármol español, africano, griego e italiano.
El salón de audiencias tenía incrustaciones de oro y perlas, además de un gran estanque en el centro rodeado de costosas y curiosas figuras de pájaros y cuadrúpedos.
Uno de esos estanques y fuentes, tan deliciosos en climas calurosos, estaba en un pabellón elevado de los jardines y era rellenado no con agua sino con el mercurio más puro.
El serrallo de Abdel-Rahman, sus esposas, concubinas y eunucos negros, tenía un total de 6.300 personas; cuando salía al campo lo escoltaba una guardia de 12.000 caballos cuyos cinturones y cimitarras estaban tachonados en oro.

* * *
A mí me conviertes en pecador si impides que te brinde hospitalidad.
Dicho

Caravana de sueños

Nueva edición ya disponible en formato papel + eBook (libro electrónico). Muy pronto, también como audiolibro.
Puedes leer el libro, gratis, aquí:

http://idriesshahfoundation.org/es/books/caravan-of-dreams/

En España