Croador

P: Si, como dices, los rituales son ejercicios fosilizados, y que la literatura o las prácticas sobreviven a su utilidad, ¿cómo explicas el por qué tanta gente las mantienen tan tenazmente? Seguramente deben de cumplir una función valiosa…

R: Que la gente quiera algo no significa que esa cosa sea buena para ellos, o incluso que esté cumpliendo una función de hecho útil o irremplazable.

Hay una historia acerca de esto, la cual ha resultado ser un remedio muy bueno contra el intento de extraer algo útil de algo inútil, o incluso dañino.

Había una vez un pueblerino que fue a un tenderete de comida para comprar un trozo de pan con berro dentro, que vendía un campesino. Apenas puso el pan en su boca, una rana saltó fuera y se acuclilló en el suelo. El pueblerino, que nunca antes había visto una rana, se agachó y la agarró. La rana croó: “¡Ghar-ghar!”.

“Con Ghar o sin ghar”, dijo el individuo, “tú vuelves dentro del pan. Al fin y al cabo, ¡pagué buen dinero por ti!”.

El buscador de la verdad



 

El mundo está lleno de maestros, personas que congregan discípulos o que instruyen a otros de diversos modos.

Lo asombroso de todo esto es que muy poca gente pregunta qué es lo que el maestro conoce acerca del enseñar. El acto de comportarse como un maestro, o más bien como la gente cree que un maestro se comportaría, los establece como tales.

Si un maestro no es lo que parece ser, ¿cómo ha de ser definido?

Leer Más

Lo que es un maestro


” Por supuesto, en nuestra familia siempre lo consideramos como muy inusual, pero creo que tal vez no tan inusual como muchos de sus amigos, tanto sus compatriotas como personas en este país como en otro lugar; tanto que siempre estoy conociendo gente que dicen Cosas como: ‘El problema es que nunca supimos de qué lado estaba tu padre’. Y eso me divierte porque, conociendo a mi padre como lo hice, seguro que nunca le ocurrió que tenía que estar de ningún lado. Y, por supuesto, jugó un gran papel en traerme, y muchas otras personas también. Solía hacer cosas bastante inesperadas y a menudo nos sorprendió… Cuando tenía alrededor de quince, y bastante tímido en las relaciones personales, recuerdo que iba a dar una conferencia una noche a alrededor de dieciocho personas; yo estaba con él en el Rostrum. Se levantó y dijo: ” el tema de la conferencia de esta noche es tal y tal, y la charla será dada por mi hijo. Y me levanté y hablé y no he dejado de hablar desde entonces.

Leer Más



Un libro puede ser escrito por una razón y entendido de otro modo. Este problema lo encuentras en el escolasticismo y en la reseña de libros. Un crítico puede ver a un libro de una forma diferente que otro reseñador. No me refiero a que a un crítico le gustará un libro y otro lo odiará. Me refiero a que la experiencia actual del libro será diferente de una persona a otra; y esta quizá sea meramente una obra de entretenimiento. En el caso de un libro escrito para transmitir ciertos significados, la influencia sobre el lector puede ser otra de la que este realmente piensa.

¿Puede que sea influenciado por un libro sin saberlo?

Leer Más



Cuatro comunidades

Durante un viaje un maestro Sufi observó a cierto número de gente esforzándose para sacar a un cocodrilo de un río. Viendo que el animal no estaba muerto y que podría matar a algunos de ellos si lo llevaban a la orilla, cortó la cuerda con la que lo tenían atado.

La gente lo apresó y golpeó, exclamando:
“Vestido como un Sufi, es un hipócrita y un malhechor, porque los Sufis solo hacen el bien.’’

Algún tiempo después se cruzó con un grupo de derviches que pensaban que mediante la acción alcanzarían el “ser”.  Él les dijo que su “ser” se manifestaría a través de la inacción. Los derviches lo pusieron en fuga.


Posteriormente se asentó en una escuela de Buscadores que eran contemplativos; se dio cuenta de que necesitaban acción, de modo que les dijo:
“El ‘ser’ se manifiesta a través de la acción.”


Los Buscadores siguieron sus instrucciones hasta que uno de los derviches fue a visitar a un amigo, después de lo cual regresó y les dijo:

Leer Más


Ahmad Hussain y el emperador

El emperador Mahmud de Gazna caminaba un día con el sabio Ahmad Hussain. Ahmad tenía la reputación de ser capaz de leer la mente de la gente y el emperador había estado tratando de que le diera una demostración de sus poderes.


Ahmad se había negado y entonces Mahmud decidió intentar engañarlo para que usara su facultad especial.
“Ahmad”, lo llamó.
“¿Sí?”
“¿Quién crees que es aquel hombre?”
“Es un carpintero.”
“¿Cuál es su nombre?”
“Ahmad, como el mío.”
“Me pregunto si ha comido algo hace poco.”
“Sí, algo dulce.”


Llamaron al hombre y descubrieron que estos hechos eran correctos.

Leer Más