Al oír que un hombre quería aprender el idioma kurdo, Nasrudín ofreció enseñarle. Su propio conocimiento de esa lengua se limitaba a unas pocas palabras.
“Comenzaremos con la palabra que en kurdo significa ‘sopa caliente’” dijo el Mulá. “En kurdo, se dice ‘aash’.”
“No entiendo muy bien, Mulá. ¿Cómo dirías ‘sopa fría’?”
“Nunca se dice ‘sopa fría’. A los kurdos, la sopa les gusta caliente.”

Las ocurrencias del increíble Mulá Nasrudín
Más cuentos, gratis, aquí:
http://idriesshahfoundation.org/es/libros/las-ocurrencias-del-increible-mula-nasrudin/

Una palabra para ello



O Escorpião ” vale muito apena ler”.
Um mestre do Oriente viu quando um escorpião estava se afogando e decidiu tirá-lo da água, mas quando o fez, o escorpião o picou. Pela reação de dor, o mestre o soltou e o animal caiu de novo na água e estava se afogando de novo. O mestre tentou tirá-lo novamente e novamente o animal o picou. Alguém que estava observando se aproximou do mestre e lhe disse:
— Desculpe-me, mas você é teimoso! Não entende que todas às vezes que tentar tirá-lo da água ele irá picá-lo?
O mestre respondeu:
— A natureza do escorpião é picar, e isto não vai mudar a minha, que é ajudar.
Então, com a ajuda de uma folha o mestre tirou o escorpião da água e salvou sua vida.

Não mude sua natureza se alguém te faz algum mal; apenas tome precauções. Alguns perseguem a felicidade, outros a criam. Preocupe-se mais com sua consciência do que com a sua reputação. Porque sua consciência é o que você é, e sua reputação é o que os outros pensam de você. E o que os outros pensam, não é problema nosso… é problema deles.

A Perfumed Scorpion  – Un Escorpión Perfumado


Al escuchar ruidos extraños en su casa, el Mulá se asustó y se escondió en un armario.
En el curso de su búsqueda, los dos ladrones abrieron la puerta y lo encontraron acurrucado allí.
“¿Por qué te estás escondiendo de nosotros?”, preguntó uno de ellos.
“Me escondo porque me siento avergonzado de que no haya nada en esta casa digno de vuestra atención”.
Las hazañas del incomparable Mulá Nasrudín

Los ladrones



 

Cuando yo tenía quince años, la Unión Soviética invadió y ocupó Afganistán. Mientras preparábamos arroz pilau poco tiempo después de eso, expresé una cierta ansiedad que había estado por un tiempo creciendo en mi interior. ¿Cómo podía nuestro padre esperar que fuésemos verdaderos afganos cuando habíamos crecido fuera de una comunidad afgana? Al regresar a casa, ¿no seríamos los niños forasteros, extranjeros en nuestra propia tierra? Esperé, y posiblemente deseé, el reconfortante relato de nuestro triunfal y eminente retorno a Paghman. No sucedió. Mi padre se veía cansado y triste. Su respuesta me sorprendió: “Les he dado cuentos para reemplazar una comunidad. Ellos son tu comunidad.”

Leer Más

Cuando yo tenía quince años


 

 

La doctrina Sufi nos dice que en el momento de la creación de cada criatura se escuchó a una voz divina hacer la pregunta: ‘¿Acaso vos no sois de Dios? ¿Acaso vos no estáis ligados por una solemne alianza con vuestro Creador?’ Y cada espíritu creado respondió: ‘Sí’, mientras se encontraba ante la presencia del mismísimo Todopoderoso. De ahí que las palabras místicas alastu, ‘acaso vos no sois’, y bala , ‘sí’ , aparezcan con tanta frecuencia en la poesía Sufi. Por ejemplo, Rumi comenzó su alabado Masnawi, el cual me he aventurado a traducir en verso occidental, del siguiente modo:

 

LA FLAUTA

Leer Más

La Flauta