La Tumba del Mulá

La tumba de Nasrudín tenía al frente una inmensa puerta de madera, trabada con barrotes y candados. Nadie podía entrar en ella, al menos por la puerta. Como broma postrera, Nasrudín decretó que la tumba no tuviese paredes a su alrededor…

La fecha inscrita en la lápida era 386. Al traducir esto a letras mediante la sustitución, un recuro común en las tumbas Sufis, encontramos la palabra SHWF. Esta es una forma de la palabra para “ver”, especialmente para “hacer que la persona vea”.

Acaso sea por esta razón que durante muchos años el polvo de la tumba fue considerado como una efectiva cura para problemas de ojos…

Las ocurrencias del increíble Mulá Nasrudín
Más cuentos, gratis, aquí:
http://idriesshahfoundation.org/es/libros/las-ocurrencias-del-increible-mula-nasrudin/

 

La Tumba del Mulá

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s