Cuando incluso los reyes son débiles…

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A Shah Firoz, quien es recordado como el maestro de muchos distinguidos Sufis, se le preguntaba a menudo durante su vida por qué no les enseñaba más rápido.
Dijo:
“Porque puede que incluso la voluntad más dedicada, hasta cierto punto de comprensión, no sea en absoluto enseñable. Él está aquí en persona mas ausente en cualquier otra manera.”
También recitaba este cuento.

Había una vez un rey que quería convertirse en Sufi. El Sufi al cual abordó acerca del asunto dijo:

“Su majestad no podrá estudiar con los Elegidos hasta que haya vencido al descuido.”
“¿Descuido?”, dijo el rey. “¿Acaso no soy diligente con mis obligaciones religiosas? ¿No cuido de la gente? ¿A quién puedes encontrar en todo mi reino que tenga una queja contra mí debido al descuido?”
“Precisamente esa es la dificultad”, dijo el Sufi, “pues el cuidado está tan marcado en algunas cosas que la gente imagina que debe de ser parte de su textura.”
“No puedo entender ese tipo de comentarios”, dijo el rey, “y quizá me consideres inadecuado porque no puedo desentrañar tus acertijos.”
“En absoluto”, dijo el Sufi; “pero un aspirante a discípulo realmente no puede tener un debate con su potencial maestro. A los Sufis les interesa el conocimiento, no la polémica. Pero te daré una demostración de tu descuido, si llevas a cabo una prueba y haces lo que pida respecto a ella.”
El rey accedió a hacer la prueba, y el Sufi le dijo que respondiera “te creo” a todo lo que le dijera durante los pocos minutos siguientes.
“Si esto es una prueba, es bastante fácil comenzar a convertirse en Sufi”, dijo el rey.
Entonces el Sufi empezó la prueba. Dijo:

“Soy un hombre de más allá de los cielos.”
“Te creo”, respondió el rey.
El Sufi continuó:

“La gente común trata de obtener conocimiento; los Sufis tienen tanto que intentan no usarlo.”
“Te creo”, contestó el rey.
Entonces el Sufi dijo:
“Soy un mentiroso.”
“Te creo”, respondió el rey.
El Sufi siguió:
“Yo estuve presente cuando naciste.”
“Te creo”, dijo el rey.
“Y tu padre era un campesino”, agregó el Sufi.
“¡Eso es mentira!”, gritó el rey.
El Sufi lo miró tristemente y dijo:
“Ya que eres tan descuidado que ni siquiera puedes acordarte de decir por un minuto ‘te creo’ sin que entre en juego algún prejuicio, ningún Sufi será capaz de enseñarte nada.”

Pensadores de Oriente

Ya está disponible la nueva traducción, en formato impreso + eBook + audiolibro.

Puedes también leerlo gratuitamente aquí:

https://idriesshahfoundation.org/…/boo…/thinkers-of-the-east

Cuando incluso los reyes son débiles…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s