El apego llamado gracia

Un dedicado y estudioso buscador de la verdad llegó a la Tekkia de Bahaudin Naqshband.
Según la costumbre, asistió a las conferencias y no hizo preguntas.
Cuando finalmente Bahaudin le dijo: “Pídeme algo”, este hombre dijo:
“Shah, antes de venir a verte estudié tal y tal filosofía con fulano de tal. Viajé hasta tu Tekkia atraído por tu reputación.
“Al escuchar tus conferencias he quedado muy impresionado con lo que dices y me gustaría continuar mis estudios contigo.
“Pero, dado que tengo semejante gratitud y apego a mis estudios previos y maestros, me gustaría que explicases su conexión con tu trabajo o al menos que me hagas olvidarlos, para que pueda continuar sin una mente dividida.”
Bahaudin dijo:
“No puedo hacer ninguna de esas cosas. Lo que puedo hacer, sin embargo, es informarte de que el estar apegado a una persona y a un credo e imaginar que semejante apego proviene de una fuente superior, es una de las señas más obvias de la vanidad humana. Si una persona se obsesiona con los dulces, los llamaría divinos si alguien se lo permitiese.
“Con esta información puedes aprender sabiduría. Sin ella, solamente puedes aprender apego y llamarlo gracia.”
“El hombre que necesita malumat (información), siempre supone que necesita maarifat (sabiduría)
Si realmente es un hombre de información, verá que lo siguiente que necesita es sabiduría.
Si es un hombre de sabiduría, solamente entonces estará libre de la necesidad de información.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s