Cuando se le pidió al profeta Muhammad que maldijese a los infieles, él contestó, según la tradición acreditada: “Yo no fui enviado para esto, sino que fui enviado como una misericordia para la humanidad”. Además dijo: “Es indigno herir la reputación de la gente; y es indigno maldecir a cualquiera; y es indigno abusar de cualquiera; y es indigno para los creyentes el hablar en vano.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s