La parábola de los tres dominios

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La vida humana, y la vida de las comunidades, no es lo que parece. En realidad, sigue un patrón evidente para unos y oculto para otros. Asimismo, más de un patrón se está moviendo a la vez. Sin embargo, los hombres toman una parte de un patrón y tratan de unirlo con otro. Invariablemente encuentran lo que esperan encontrar, no lo que realmente está ahí.

Consideremos, por ejemplo, tres cosas: el trigo en el campo, el agua en el arroyo, y la sal en la mina. Esta es la condición del hombre natural: es un ser completo en algunos sentidos y a la vez tiene más usos y capacidades en otros.

Cada uno de los tres elementos representa aquí sustancias en un estado de potencialidad. Puede que permanezcan como están, o que las circunstancias (y esfuerzos, en el caso del hombre) los transformen.

Esta es la condición del Primer Dominio o estado del hombre.

En el Segundo Dominio, sin embargo, nos encontramos ante una etapa en la que algo más puede hacerse. El trigo, por medio del esfuerzo y conocimiento, es cosechado y molido, obteniéndose harina. El agua es tomada del arroyo y almacenada para un uso ulterior. La sal es extraída y refinada. Este es un Dominio de una actividad distinta a la del primero, que era solamente el crecimiento. En este Dominio, el conocimiento almacenado entra en juego.

El Tercer Dominio podrá surgir sólo después de que los tres ingredientes, en cantidad y proporción correctas, hayan sido reunidos en un determinado lugar, en un determinado tiempo. La sal, el agua y la harina se mezclan y amasan para transformarse en masa. Cuando se utiliza levadura, se agrega un elemento viviente, y el horno se prepara para la cocción del pan. Esta elaboración depende tanto del “toque” como del conocimiento almacenado.

Todas las cosas se comportarán de acuerdo a su situación; y su situación es el Dominio dentro del cual han sido arrojadas.

Si el objetivo es el pan, ¿por qué hablar de hacer sal?

Cuentos de los derviches

Puedes leer el libro, gratis, aquí:
http://idriesshahfoundation.org/…/libros/cuentos-de-los-de…/

La parábola de los tres dominios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s