EL AVARO Y EL ÁNGEL DE LA MUERTE

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un avaro había acumulado, a través del esfuerzo, el comercio y los préstamos, trescientos mil dinares. Tenía tierras y edificios y toda clase de riquezas.
Entonces decidió que pasaría un año gozando, viviendo confortablemente, y luego decidiría cuál debería ser su futuro.

Pero apenas dejó de acumular dinero, se le apareció el Ángel de la Muerte para quitarle la vida.

El mísero trató, por medio de todos los argumentos posibles, de disuadir al Ángel quien, sin embargo, parecía inflexible. Entonces el hombre dijo:
“Concédeme apenas tres días más y te daré una tercera parte de todas mis posesiones.”

El ángel declinó, y volvió a tirar de la vida del avaro para llevársela.
Entonces el hombre dijo:
“Si solamente me permites dos días más en la tierra, te daré doscientos mil dinares de mis reservas.”

Pero el Ángel no quería escucharlo e incluso se negó a concederle siquiera un solo día de más por todas sus trescientas mil monedas.
Luego el mísero dijo:

“Por favor, entonces dame el tiempo suficiente para escribir algo muy breve.”
Esta vez el Ángel accedió, y el avaro escribió con su propia sangre:

“Hombre, haz uso de tu vida. Yo no pude comprar ni una hora por trescientos mil dinares. Asegúrate de comprender el valor de tu tiempo.”

EL AVARO Y EL ÁNGEL DE LA MUERTE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s