La fórmula

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cierto famoso maestro le dio a un discípulo una fórmula y dijo:
“Repite esto al levantarte por la mañana, al mediodía y en la noche. En tanto sigas siendo mi discípulo fiel, puedes estar seguro de que todos tus asuntos físicos y mundanos prosperarán.”

Al escuchar esto, otro seguidor del mismo sabio se puso ansioso por recibir el mismo tratamiento. El sabio le dijo:

“En primer lugar, esta es una prescripción selectiva y no todos pueden beneficiarse de ella. En segundo, incluso aunque fuese necesario aconsejarte, la forma en que me has abordado en lo referido a este tema hace imposible el dártelo.”

El discípulo preguntó:

“De haber estado en el estado correcto, ¿cómo debería haberte abordado?”
El sabio le dijo:

“Mucho más cuidadosamente. A mí, por cierto, me importa muy poco la forma de tu preguntar. Es apenas una coincidencia que la brusquedad de tu abordaje le haya molestado a alguien que tenía para dar algo más material.
“Pero quizá seas capaz de aprender, mediante la examinación de tus propios modos – que no deberían ser ni bruscos ni serviles –, que una mente como actualmente es la tuya no puede recibir ni trabajar con semejante ejercicio.”

Pensadores de Oriente

Ya está disponible la nueva traducción, en formato impreso + eBook + audiolibro.

Puedes también leerlo gratuitamente aquí:

http://idriesshahfoundation.org/…/li…/pensadores-de-oriente/

Pensadores do Oriente

Você pode comprar o livro, aqui:

http://idriesshahfoundation.org/…/bo…/pensadores-do-oriente/

La fórmula

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s