EL CUENTO DE FAZL-RABBI

 

Un día, un mísero anciano fue a ver a Fazl-Rabbi para discutir cierto asunto.
Debido a su debilidad y nerviosismo, el viejo clavó la punta de hierro de su bastón en el pie de Fazl-Rabbi, hiriéndolo.

Escuchando cortésmente lo que el viejo tenía para decir, Fazl-Rabbi no pronunció palabra, aunque palideció y luego se enrojeció por el dolor de la herida y el hierro que permanecía clavado en su pie.

Luego, cuando el otro hubo terminado con sus asuntos, Fazl-Rabbi tomó el papel que le presentaba y lo firmó.

Cuando el anciano se fue, feliz por haber tenido éxito con su solicitud, Fazl-Rabbi se permitió colapsar.

Uno de sus nobles asistentes le dijo:

“Mi señor, mientras la sangre manaba de su pie usted estaba allí sentado frente a aquel viejo senil que seguía perforándolo con su bastón de punta de hierro, y usted no dijo nada, absolutamente nada.”

Fazl-Rabbi contestó:

“No di señal de dolor porque temí que la angustia del anciano acaso lo hubiese hecho retirarse confundido, abandonando la solicitud de mi ayuda. Era tan pobre, ¿cómo podría yo aumentar sus problemas al reaccionar de tal manera?”

Sé un hombre de verdad: aprende la nobleza de pensamiento y acción, como aquella de Fazl-Rabbi.

El camino del Sufi

La nueva traducción ya está disponible en formato tradicional, tanto en tapa blanda y dura, y por primera vez como eBook. Pronto también estará disponible el audiolibro.

Como siempre, puedes leerlo en nuestro sitio, gratis: https://idriesshahfoundation.org/es/books/el-camino-del-sufi/

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s