Toda religión es susceptible de evolución.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Toda religión es susceptible de evolución. Para el Sufi, la evolución del Sufi está dentro de sí mismo y también en su relación con la sociedad. El desarrollo de la comunidad y el destino de toda la creación – aun incluyendo la creación inanimada – están entretejidas con el destino del Sufi. Quizá tenga que apartarse de la sociedad por un tiempo – un instante, un mes o incluso más – pero en última instancia está interconectado con la totalidad eterna. Por lo tanto, la importancia del Sufi es inmensa y sus actos y apariencia ante otros parecerán variar según las necesidades tanto humanas como extrahumanas. Jalaluddin Rumi enfatiza la naturaleza evolutiva del esfuerzo humano, que es cierta en el individuo y también en el grupo: “Morí como materia inerte y me convertí en planta. Y como planta morí y me transformé en animal. Morí como animal y me convertí en hombre. Entonces, ¿por qué habría de temer la pérdida de mi condición ‘humana’? Moriré como hombre, para surgir en forma ‘angélica’.” (Mathnawi, III, Relato XVII).

Dicha actitud explica de un modo Súfico algunas de las aparentes diferencias de conducta y actitud de los Sufis. Siguiendo el ritmo de las realidades de la comunidad, los Sufis del primer período Islámico destacaban la necesidad del renunciamiento y la disciplina: factores que estaban por demás ausentes en la expansiva y próspera sociedad que se estaba formando como consecuencia de los éxitos militares en el Cercano Oriente. Los historiadores comunes son incapaces de notar este hecho y por consiguiente analizan al Sufismo de forma histórica, creyendo poder divisar una evolución independiente dentro de las filas de los devotos. Por ejemplo, se dice que la santa Sufi Rabia (m. en 802) puso el énfasis en el Amor; que Nuri (m. en 907) recomendaba apartarse del mundo. Luego, se nos cuenta, apareció una nueva tendencia con una visión más comprometida de la vida: especulativa y filosófica. Y mucho más, una continuación de supuestas tendencias ajenas al culto.

Este desarrollo es indudablemente un hecho, pero según los Sufis su explicación es muy diferente a su aspecto superficial. En primer lugar, los elementos del Sufismo siempre estuvieron allí en su totalidad dentro de la mente humana. Diferentes formas de la enseñanza fueron enfatizadas en distintas épocas: “Ningún hombre se la pasa todo el tiempo enfurecido.”

Los Sufis

La nueva traducción está disponible en todos los formatos: impreso (tapa blanda y dura), eBook y muy pronto el audiolibro.

También lo puedes leer gratis, aquí:

https://idriesshahfoundation.org/es/books/los-sufis/

Toda religión es susceptible de evolución.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s