Los principios más elevados

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Había una vez un hombre egoísta y arrogante. Él había aprendido tempranamente, sin embargo, que podía ocultar e incluso permitirse estas proclividades dañinas si las llamaba por otro nombre. Fingía predicar y practicar la perfección, y fácilmente caía en una mentalidad autoengañosa.

Encontraba defectos en los demás creyendo que estaba intentando mejorar la conducta humana en general y casos específicos en particular. La gente estaba aterrorizada con sus críticas, manifiestamente basadas en los principios más elevados de su propia cultura.

Nadie podía criticar su moralidad elevada. La sociedad a la cual él pertenecía no había previsto los casos en los cuales la moralidad se volvía enfermedad. El único rol que la comunidad pudo proveerle fue el de guardián de la ética pública.

Su exigencia de recibir nada menos que lo mejor se volvió un hábito tal en él que un día, cuando enfermó, rechazó ser tratado por médico alguno que no tuviera las más altas calificaciones clínicas y académicas.

Resulta que sufría de apendicitis: una dolencia que puede ser tratada por cualquier médico. Pero, poseído por su propia importancia, irrevocablemente vinculada a su concepción de “el mejor hombre para la tarea”, comenzó a viajar de un pueblo a otro, buscando los mejores cirujanos.

Cada vez que encontraba a un doctor, temía que el hombre no fuese lo suficientemente bueno.

Por último, cuando una operación exitosa se transformó en una necesidad inmediata para salvar su vida, se hallaba en una aldea donde la única persona con algún tipo de conocimiento de anatomía era… el carnicero.
Era realmente un excelente carnicero. Pero como resultado de sus esfuerzos virilmente enérgicos e irreprochablemente dedicados, nuestro amigo el reputado hombre virtuoso para quien la segunda mejor opción era inútil, se desangró hasta morir.

Reflexiones

Nueva traducción ya disponible en formato papel, y por primera vez como eBook (libro electrónico) + audiolibro.

Lo puedes comprar, leer o escuchar gratis, aquí:

http://idriesshahfoundation.org/es/libros/reflexiones/

Los principios más elevados

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s