Rico y pobre

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El gran legislador Moisés iba en camino a ver a Dios para pedir guía acerca de su trabajo futuro.

En el camino encontró a un mendigo que le dijo:
“¿A dónde vas, Moisés?”
El profeta dijo:
“Estoy en camino a ver a Dios.”
“Cuando lo veas, ¿le dirás que soy pobre y no sé qué hacer para mejorar mi condición?”
Moisés se comprometió a preguntarlo.

Poco después se encontró con un hombre muy rico, quien le preguntó:
“¿A dónde vas, Moisés?”
“A ver a Dios.”
“Cuando lo veas, ¿le preguntarás qué debo hacer? Tengo demasiado dinero, y Él aún lo sigue derramando sobre mí.”
Moisés aceptó preguntar.

Finalmente, Moisés se encontró con Dios, y dijo:
“¡Señor! He venido a preguntar cómo debería llevar a cabo el trabajo; y también a pedir consejo acerca de dos hombres que he encontrado en el camino.

Y le habló a Dios acerca del hombre rico y del hombre pobre.

Dios dijo:
“¡Oh, Moisés! Me pides que te diga cómo continuar tu trabajo. Pero en el caso del hombre rico y del hombre pobre no hiciste lo que ya sabías que era equitativo: darle al pobre lo que le sobra al rico. ¿Cómo puedo decirte que hagas más, cuando no haces lo que se supone que ya deberías estar haciendo?”

El buscador de la verdad
Léelo gratis, aquí:
http://idriesshahfoundation.org/…/libros/el-buscador-de-la…/

Rico y pobre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s