La enfermedad de mi mujer

“Buenos días, Mulá” dijo el médico local, “¿qué puedo hacer por ti?”
“Se trata de la enfermedad de mi mujer.”
“¿Está enferma?”
“Sí, dijo que lo mejor era que yo viniese a decirte que a ella le gustaría verte.”
“¿Debo ir inmediatamente?”
“No, después me dijo que se sentía mejor, y por eso he venido a decirte que, a pesar de que habrías tenido que ir si ella no hubiera mejorado, dado que se ha recuperado, ya no necesitas ir en absoluto.”

Las sutilezas del inimitable Mulá Nasrudín
Puedes leer el libro gratis, aquí:
http://idriesshahfoundation.org/…/las-sutilezas-del-inimit…/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s