Confianza

La confianza no es algo causado, es algo desarrollado. Es decir, cuando aquello llamado ‘confianza’ es enseñado lentamente a los animales por hombres que los domestican, no es confianza sino dependencia. La verdadera confianza es diferente.

La confianza en Dios, también, no es enseñada a los seres humanos por Dios. Al contrario, Dios da al hombre tantas razones para tener falta de confianza (calamidades, incertezas, pérdida de esperanza) que se podría decir que de hecho Dios ilustra que la confianza en algo o en alguien beneficioso no ha de ser erigida solamente sobre la felicidad o buenas experiencias.

De la misma forma, el maestro Sufi no posa como alguien digno de confianza tal como hacen los clérigos y otros para asegurarse de que su apariencia y su conducta inspiren la confianza que en efecto es dependencia. Este último tipo de confianza es únicamente considerada loable si ha sido probada. Por esta razón los Sufis han preguntado, ‘¿Cuántos amigos tendrías si fueses de uno en uno pidiéndoles que escondan un cadáver?’

La confianza es algo que el postulante Sufi debe encontrar en sí mismo, a pesar de lo que aparentemente indiquen las superficialidades. Esta es una razón por la cual los maestros Sufis se han incluso mostrado ridículos o indignos de confianza ante aspirantes a discípulos.

Pensamiento y acción Sufi

Confianza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s