Ibn el-Arabi escribió:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ibn el-Arabi escribió: “El Maestro es quien te escucha, luego te desvela frente a ti mismo”. Y Rumi nos dice: “El alma recibe a ese conocimiento desde el alma: por ende no a través de libros o de la lengua”. Lo que ha de ser aprendido no es el conocimiento, sino los medios para obtener conocimiento. Tiene que desarrollarse una capacidad interna; en otras palabras… no es como aprender un idioma, sino como aprender a hablar.
(…)
Nuestras cabezas están llenas de “conocimiento”, un conocimiento que en algunas áreas evita que aunque sea podamos ver algo, o que seamos verdaderamente conscientes de alguna parte del mundo que nos rodea. A nuestra comprensión todo le llega ya empaquetado y etiquetado. ¿Cómo haremos para quitar el envoltorio y examinar la veracidad de las etiquetas? Lo cierto es que no estamos en condiciones de hacerlo: estamos inútilmente ocultos de nosotros mismos, incluso cuando intentamos descubrir lo que realmente somos, dado que las imperfecciones que estamos intentando buscar existen en las mismas percepciones con las cuales realizamos tal búsqueda. Es como si buscáramos el color rojo a través de unos lentes con un filtro rojo. No podremos ver lo que realmente está allí, pero oculto para nosotros, hasta que el filtro sea quitado. La tarea del Maestro no es quitar el filtro, sino hacernos muy conscientes de su presencia, para que lo quitemos nosotros mismos.

Es por esta razón que el Profesor Shushtery, en Outlines of Islamic Culture, nos advierte: “La elección y seguimiento de un guía espiritual es el deber más importante de un Sufi. Un guía malo o imperfecto podría conducirlo hacia el mal o dejarlo imperfecto y perplejo. El aspirante tiene que usar toda su habilidad intelectual y empeño para encontrar al guía verdadero, y una vez obtenido, tiene que obedecer sus indicaciones”. Sin embargo la frase “guía verdadero” no resume enteramente el requisito, pues el guía de alguien podría ser el tirano de otro, o el tonto de un tercero. Quien tiene que ser encontrado es el guía verdadero específico para cada buscador, la persona adecuada para enseñar en particular al aspirante que está en estado de necesidad. No podemos entablar relaciones a este nivel simplemente con cualquiera, independientemente de sus títulos: tiene que “haber buenas sensaciones” antes de que encomendemos a otro nuestro ser y nuestro destino.

El mundo del Sufi
http://idriesshahfoundation.org/es/libros/el-mundo-del-sufi/

Ibn el-Arabi escribió:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s