“¡Los hombres no son ratas!”

Cuando Pavlov mostró que los perros pueden ser condicionados, una réplica de la época fue: “Los hombres no son perros”. Comoquiera que sea, se ha visto en el laboratorio que los hábitos sociales y de consumo alcohólico entre los hombres – al menos en Occidente – son muy parecidos al comportamiento de las ratas.

El psicólogo Gaylord Ellison ha demostrado que cuando a las ratas se les ofrece alcohol, pasatiempos y comida, en circunstancias similares a aquellas que se le proporcionan al hombre, tienden a adoptar formas similares de comportamiento.

La importancia de este estudio es que ayuda a acercarse a la cuestión de si el comportamiento “social” y “cultural” está de hecho derivado de la parte animal del hombre.

A los pocos días de ser puestas en su entorno “de tipo humano”, las ratas desarrollaron patrones que mimetizan los de la gente occidental. Fueron a las máquinas expendedoras de alcohol a la hora del cocktail antes de las comidas, como lo hacen los europeos y americanos. Simultáneamente, tal como los humanos en una situación similar, combinaron esto con actividad social. Aunque las bebidas alcohólicas (o el agua) estaban disponibles, se abstuvieron de beber – del mismo modo que los humanos – hasta que fue la hora de ir a dormir. Como mucha gente de la cultura occidental, tomaron una bebida alcohólica antes de retirarse.

De vez en cuando, la gente en las sociedades en que el alcohol se utiliza en abundancia hacen fiestas – beben mucho – y tienen resacas; así es también con las ratas. Ocasionalmente el “bar” se convirtió en un lugar para una fiesta alcohólica: todas las ratas se juntaron para esta sesión de barra libre. Tal como sucede con los seres humanos después de una fiesta alcohólica particularmente frenética, las ratas pasaron algunos días recobrándose, sin tocar el alcohol y bebiendo grandes cantidades de agua.

Los humanos dicen que beben alcohol para reducir tensiones, para ser sociables, para hacer negocios con sus compañeros bebedores, para evitar la soledad, y así. ¿Puede ocurrir lo mismo con las ratas? Difícilmente. La explicación parece ser que algo del comportamiento social, al menos, está enraizado en el nivel de comportamiento animal.

El Buscador de la Verdad
Léelo gratis, aquí:
http://idriesshahfoundation.org/es/libros/el-buscador-de-la-verdad/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s