Los sueños y la hogaza de pan

Tres viajeros, habiéndose vuelto compañeros durante una larga y agotadora travesía, compartieron los mismos placeres e infortunios, haciendo comunes todos sus recursos.

Después de muchos días se dieron cuenta de que todo lo que tenían era un trozo de pan y un trago de agua en un cuero. Comenzaron a discutir acerca de quién debería tener todo el alimento. Sin poder lograr algún tipo de progreso sobre el tema, trataron de dividir el pan y el agua. Aún así no pudieron llegar a una conclusión.

Como ya anochecía, uno de ellos sugirió que lo mejor era ir a dormir: al despertar, aquel que hubiese tenido el sueño más notable decidiría qué debería hacerse.

 

 

A la mañana siguiente, los tres se levantaron al salir el sol. “Éste es mi sueño”, dijo el primero: “Fui transportado a semejantes lugares que no podrían ser descriptos de lo maravillosos y serenos que eran. Me encontré con un hombre sabio que me dijo: ‘Tú mereces el alimento, ya que tu vida pasada y futura es digna y merecedora de admiración’.”

“Qué extraño”, dijo el segundo hombre, “ya que en mi sueño realmente vi todo mi pasado y futuro. En mi futuro vi a un hombre de gran conocimiento que dijo: ‘Tú mereces el pan más que tus amigos, pues eres más erudito y paciente. Debes alimentarte bien, ya que estás destinado a conducir a los hombres’.”

El tercer viajero dijo: “En mi sueño no vi, ni escuché, ni dije nada. Sentí una presencia irresistible que me forzó a levantarme, buscar el pan y el agua… e ingerirlos en ese mismo momento. Y eso es lo que hice.”

Cuentos de los derviches
Puedes leer el libro, gratis, aquí:
http://idriesshahfoundation.org/es/libros/cuentos-de-los-derviches/

Este cuento es uno de los muchos atribuidos a Shah Mohammed Gwath Shattari, quien murió en 1563. Escribió el famoso tratado ‘Cinco Joyas’, en el cual la manera en que el hombre alcanza estados superiores está descrita en la terminología de la magia y la brujería, basado en modelos antiguos. Fue un Maestro iniciador de no menos de catorce Órdenes, y muy estimado por el emperador indio Humayun.
Aunque proclamado por algunos como un santo, ciertos clérigos consideraron que algunos de sus escritos infringían escrituras sagradas y por lo tanto procuraron su ejecución. Eventualmente fue exculpado de herejía, bajo el argumento de que cosas dichas en un estado especial de la mente no pueden ser juzgadas mediante patrones escolásticos ordinarios. Su santuario se halla en Gwailor, un muy importante lugar de peregrinación Sufi.
La misma trama de este cuento puede encontrarse en cuentos monásticos cristianos de la Edad Media.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s