El jinete y la serpiente

 

 

 

El jinete y la serpiente

Existe un proverbio: La “oposición” del hombre de conocimiento es mejor que el “respaldo” del tonto.

Yo, Salim Abdali, doy fe de que esto es tan cierto en los rangos más elevados de existencia, como también lo es en los niveles más bajos.

Esto se pone de manifiesto en la tradición de los Sabios, quienes han transmitido el cuento del Jinete y la Serpiente.

Un jinete, desde su aventajada posición, vio cómo una serpiente venenosa se deslizaba por la garganta de un hombre durmiente. El jinete se dio cuenta de que si permitía dormir al hombre, el veneno seguramente lo mataría.

En consecuencia azotó al durmiente hasta que despertó. Sin ningún tiempo para perder, forzó a este hombre a ir hasta un lugar donde había varias manzanas podridas en el suelo, y lo obligó a comerlas. Luego le hizo tomar grandes tragos de agua de un arroyo.

Mientras ocurría todo esto, el hombre trataba de escapar, gritando:” ¿Qué es lo que he hecho, enemigo de la humanidad, para que abuses de mí de tal manera?

Finalmente al anochecer, estando al borde del agotamiento, el hombre cayó al suelo y vomitó las manzanas, el agua, y la serpiente. Cuando vio lo que había salido de él, se dio cuenta de lo ocurrido, e imploro el perdón del jinete.

Esta es nuestra condición. Al leer esto, no tomen historia por alegoría, ni alegoría por historia. Aquellos que están dotados de conocimiento tienen responsabilidad. Aquellos que no lo están, nada tienen aparte de sus conjeturas.

El hombre que había sido salvado dijo: “De habérmelo dicho, hubiese aceptado tu tratamiento de buena gana”.

El jinete contestó: “De habértelo dicho, no lo hubieras creído. O te habrías paralizado de terror. O habrías escapado. O te hubieses dormido nuevamente, buscando el olvido. Y no hubiese habido tiempo.”

Espoleando su caballo, el misterioso jinete se alejó.

Cuentos de los derviches

Puedes leer el libro, gratis, aquí:
http://idriesshahfoundation.org/…/libros/cuentos-de-los-de…/

Salim Abdali (1700-1765) hizo que se abatiesen sobre los Sufis calumnias casi sin precedentes provenientes de los intelectuales, al sostener que un maestro Sufi sabe lo que aqueja a un hombre, y puede tener que actuar rápida y paradójicamente para salvarlo, provocando, con esto, la furia de aquellos que no saben lo que están haciendo.
Abdali cita esta historia de Rumi. Aún hoy, probablemente, habrá muchas personas que no aceptan las ideas que este cuento pretende transmitir. Sin embargo esta declaración ha sido aceptada, de una forma u otra por todos los Sufis. Comentando este hecho, el maestro Haidar Gul sólo dijo: “Hay un limite más allá del cual es malsano para la humanidad ocultar la verdad para no ofender con ella a aquellos cuyas mentes están cerradas”.

El jinete y la serpiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s