Miedo

 

Si tienes miedo, no tienes ninguna necesidad de pensar en el castigo. El miedo en sí mismo es suficiente castigo. Ocurre algo similar con la esperanza. La esperanza intensa conduce fácilmente al miedo de que lo esperado no se haga realidad. Sentir que uno posee algo puede en cualquier momento conducir al miedo de la privación. Sentir que uno no posee nada es un productor de miedo. Si temes o deseas más allá de cierto punto, has extraviado tu camino, quizá totalmente.

Aprender a saber
Lee el libro, gratis, aquí:
http://idriesshahfoundation.org/es/libros/aprender-a-saber/

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s