Aprender a saber

Hay algo en el hombre que puede detectar el amor real. Lo borramos o embozamos mediante el sucedáneo del amor.
El delito del hombre es a menudo enmascarado por el comportamiento socialmente más aceptable. Hay dos formas de conciencia: la conciencia real y la conciencia condicionada. Esta última es necesaria, pero no es absoluta. El propósito de la segunda es el de sostenernos mientras tenemos una chance de encontrar la primera. Pocas personas aprenden esto.
Tienes que mejorarte a ti mismo en un nivel superior si has de ser capaz de ayudar a los demás y no tan sólo de llorar por ellos: “No pienses que tu anillo mágico funcionará si tú mismo no eres Salomón”.
Esta es la filosofía superior y la moralidad superior. Como todas las cosas sutiles, puede ser aplastada en casos individuales por algo más tosco. Lo tosco es decir: “Creo que tal o cual cosa es buena, y tu palabrería acerca de otras cosas es un mal encubierto”.
Hay una pequeñísima diferencia cualitativa entre las diferentes ideologías contendientes; lo que es “bueno” para una es “malo” para la otra: “Una vez, un gato y un perro peleaban para decidir quién de ellos dos era una rata”.
El único escape es a través de más conocimiento. La gente habla de “servicio, esfuerzo, amor, conocimiento”. Pero con el conocimiento sabes qué es el amor, y qué no lo es. Con el conocimiento puedes servir, puedes hacer esfuerzos. El conocimiento puede que no sea superior al amor, pero es el prerrequisito esencial. Si no comprendes, no puedes amar. Solamente puedes imaginar que amas.
Si no puedes ayudar a otros, tampoco serás capaz de hacerlo de manera permanente o realmente efectiva sólo por pedirle consejos a otra persona. Pero puedes pertrecharte para ayudar a otros. Otra persona puede ayudarte en esta tarea.
Ninguno de nosotros puede detenerse en su intento de ayudar. Pero podemos dejar de pensar que en algún lugar debe haber una panacea y que nosotros seremos quienes la apliquemos. Esto es pensamiento primitivo. A menos que podamos darnos cuenta de que tenemos que aprender lo que hay que saber, no lo que imaginamos que deberíamos aprender, el conocimiento no estará disponible.

Aprender a saber

-Idries Shah

Aprender a saber

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s