“Al que sabe, y sabe que sabe, síguelo.”

Al-Ghazzali, reverenciado por los teólogos cristianos de la Edad Media y considerado como una autoridad ejemplar Sufi desde el siglo XII, ha codificado, por así decirlo, algunas de las características del aprendizaje y enseñanza Sufi de una forma que no ha sido superada.

En su Revivificación de las ciencias religiosas, una extensísima obra aún no traducida completamente al inglés, se dirige al aspirante a estudiante con la frase:

“Al que sabe, y sabe que sabe, síguelo.”
Las tres siguientes frases en este estilo, distorsionadas a menudo en rimas populares, son en realidad aforismos técnicos, precisos; y él los cita procedentes de Al Khalil ibn Ahmad (cuando está refiriéndose al maestro), cuyos deberes son tres:

“El que sabe, pero no sabe que sabe… está dormido: despiértalo.
“El que no sabe, y sabe que no sabe… desea aprender: enséñale.
“Al que no sabe, e ignora que no sabe: recházalo.”

La competencia del Sufi no se extiende a aquellos a quienes la cultura todavía tiene que afectar hasta el límite de su propia habilidad.

Un escorpión perfumado

Puedes leer el libro gratis, aquí:
http://idriesshahfoundation.org/es/libros/un-escorpion-perfumado/

Portugués: http://www.rocanova.com.br/site/Escorpiao.html

“Al que sabe, y sabe que sabe, síguelo.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s