Causar molestia

12661977_987420641311642_5521100268256450054_n
12642660_987420351311671_7047557475158864721_n
El maestro Sufi Ajnabi dijo:
“Escribe a Mulá Firoz y dile que no tengo tiempo para entablar correspondencia con él, y por lo tanto no tengo nada que decir a su carta.”
El discípulo Amini dijo:
“¿Es tu intención molestarlo con esta carta?”
Ajnabi dijo:
“Él se ha molestado por algunos de mis escritos. Este fastidio ha hecho que me escriba. Mi propósito, al escribir el pasaje que lo encoleriza, era encolerizar a tales como él.”
Amini dijo:
“Y esta carta, ¿lo encolerizará aún más?”
Ajnabi dijo:
“Sí. Cuando estaba enfurecido con lo que yo escribí, no observó su propia cólera, lo cual era mi intención. Él pensó que me estaba observando, cuando en realidad únicamente estaba encolerizado. Ahora escribo de nuevo para suscitar cólera, de modo que pueda ver que está colérico. El objetivo es que el hombre se dé cuenta de que mi trabajo es un espejo en el cual se ve a sí mismo.”
Amini dijo:
“La gente del mundo ordinario siempre considera malintencionados a quienes provocan cólera.”
Ajnabi dijo:
“El niño puede considerar malintencionado al adulto que intenta sacar una espina de su mano. ¿Es ello una justificación para intentar impedir que el niño crezca?”
Amini dijo:
“¿Y si el niño guarda rencor contra el adulto que le saca la espina?”
Ajnabi dijo:
“El niño realmente no guarda ese rencor, porque algo dentro de él sabe la verdad.”
Amini le preguntó:
“Pero, ¿qué ocurre si nunca llega a conocerse a sí mismo, y continúa aún imaginando que otros están motivados por sentimientos personales?”
Ajnabi dijo:
“Si nunca llega a conocerse a sí mismo, no tiene ninguna importancia lo que él piense de otras personas pues nunca podrá comprender cómo son realmente.”
Amini preguntó:
“En vez de producir cólera una vez más, ¿no sería posible explicar que el escrito original fue compuesto con este propósito, e invitar al Mulá a revisar sus sentimientos previos?”
Ajnabi dijo:
“Es posible hacer esto, pero no tendrá un efecto adecuado; más bien tendrá un efecto adverso. Si le cuentas tus motivos al hombre, imaginará que te estás disculpando, y esto hará surgir en él sentimientos que le son dañinos únicamente a él. Por consiguiente, al explicarle, le estarás de hecho causando un perjuicio.”

 




La exploración dérmica
Puedes leer el libro, gratis, aquí:
http://idriesshahfoundation.org/es/libros/la-exploracion-dermica/

 

Causar molestia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s