Antes de la ‘Riqueza de las Naciones’, Adam Smith Escribió la Guía Última Para Una Vida Moral

 

adam-smith2

Cuando sale el nombre de Adam Smith, el 99% del tiempo se hace referencia al filósofo Escocés que escribió en 1776 Una Investigación Sobre la Naturaleza y Causa de la Riqueza de las Naciones, un manifiesto en el capitalismo de libre mercado y la división laboral.

Virtualmente cada clase de introducción a la economía enseña los principios de La Riqueza de las Naciones, un texto cuya influencia en la cultura Occidental y la economía global es difícil de subestimar. Pero aún quienes están familiarizados con la obra de Smith tal vez no conozcan su “mano invisible” que está detrás de un tratado ético en la naturaleza humana y la búsqueda de la felicidad. La largamente olvidada Teoría de los Sentimientos Morales, publicado en 1759, habla sobre la psicología de la moralidad, y explora cuánto el hombre lucha con los conflictos entre la moralidad y el auto-interés.

El economista de Stanford Russ Roberts, conoció La Riqueza de las Naciones al derecho y al revés, pero Sentimientos Morales se ha mantenido en el estante por más de 30 años hasta que finalmente lo levantó de la tumba y lo leyó. Ahora, Roberts llama al libro una ‘maravilla’ y ‘un mapa en el camino hacia la felicidad, bondad y auto-conocimiento’ que completamente cambió su vida.

“Aun cuando es el padre del capitalismo y escribió el libro más famoso y tal vez el mejor sobre porqué unas naciones son ricas y otras pobres”, escribió Roberts en su nuevo libro Cómo Adam Smith Puede Cambiar Tu Vida, “Adam Smith en La Teoría de los Sentimientos Morales escribió más elocuente que nadie sobre la inutilidad de perseguir el dinero contra la esperanza de buscar la felicidad”.

A primera vista, parece que hay inconsistencia entre los dos libros de Smith –uno donde aboga por el auto-interés económico, y otro donde sugiere a la empatía y el altruismo como algo natural en nosotros como comer o dormir. Para Smith, estos dos puntos no son tan discordantes como podría parecer. Smith sugiere en La Teoría de los Sentimientos Morales que tanto los individuos como la sociedad se beneficien si buscamos nuestro propio interés a través de acciones virtuosas.

La Teoría de los Sentimientos Morales, de acuerdo con Roberts, es el más grande libro de auto-ayuda que casi nadie ha leído –y te hace darte cuenta cuando la naturaleza humana ha cambiado desde el siglo XVIII. “Un hombre sabio puede atravesar dos siglos, llamar tu atención, y enseñarte una o dos cosas sobre ti mismo y lo que es importante”, escribe Roberts.

Aquí están cuatro piezas esenciales de sabiduría extraídas de La Teoría de los Sentimientos Morales para aplicarlo a tu propia búsqueda de la felicidad.

 

Todos somos innatamente auto-interesados –pero también estamos cableados para ayudar a los demás.

Smith subraya que la empatía es uno de los motivadores más fundamentales de la humanidad, y afirma esto desde el primer momento.

La primera línea de este texto dice “Por más egoísta que se pueda suponer al hombre, existen evidentemente en su naturaleza algunos principios que le hacen interesarse por la suerte de los otros, y hacen que la felicidad de éstos le resulte necesaria, aunque no derive de ella nada más que el placer de contemplarla”.

Smith no sólo niega que sólo nos interesemos por nosotros mismos, y que vivimos en un mundo donde los individuos deben competir por los recursos. Pero a el le importa mucho nuestra habilidad para compartir lo que sentimos por los otros, una característica que define al humano. Podemos ser auto-interesados y altruistas al mismo tiempo. La virtud de la benevolencia, escribe Smith, es “capaz de contrarrestar” nuestros impulsos egoístas más fuertes –por ejemplo, cuando tenemos la opción entre hacernos un pequeño daño a nosotros y un daño significativo a un número de personas, sacrificaremos nuestro interés egoísta y permitiremos que el daño se haga hacia nosotros.

Hacemos este sacrificio por un imaginario “espectador imparcial”, escribe Smith, quien creemos que es un juez de moral de nuestras acciones. El espectador imparcial es una suerte de palo moral contra el cual juzgamos nuestras propias acciones y las acciones de los demás, lo que sirve para recordarnos qué tan pequeñas son nuestras preocupaciones y cuando las vemos a través del lente de la humanidad. Como resultado, reflejarnos en el juicio del espectador imparcial nos enseña tanto humildad como generosidad.

 

El deseo de ser amado es universal.

En La Teoría de los Sentimientos Morales, el padre fundador del capitalismo dijo que la búsqueda de fama y fortuna no es lo que nos hará felices.

Lo que realmente queremos es ser amados, y encontrar un sentido en lo que hacemos. Nuestro deseo es ser amados, respetados y apreciados –de hecho, Smith va mas lejos afirmando que “la parte más fuerte de la felicidad humana surge de la consciencia de ser amados”.

Para Smith, no se trata sólo de tener una pareja romántica. Como explica Roberts, somos felices cuando quienes nos rodean “nos aman por lo que somos y por como somos”.

“Cuando ganamos admiración de los demás honestamente siendo respetables, honorables, intachables, generosos y bondadosos, el resultado final es la felicidad verdadera”, escribió Roberts.

Hay otra razón por la que el dinero no puede comprar la felicidad. Smith cree que tener muchas cosas –o como el lo pone “baratijas de utilidad frívola”- no contribuye con nuestra felicidad, y puede en su lugar actuar como una carga que nos hunde.

 

No gastes tu energía en tratar de cambiar las cosas que no puedes controlar.

Smith estaba muy influenciado por los antiguos Griegos y los filósofos Romanos, particularmente los Estoicos, quienes crearon una filosofía para ayudar a la gente a encontrar significado y felicidad en un mundo inherentemente caprichoso e impredecible. El concepto base de la filosofía estoica se refleja en las palabras de una famosa oración de la serenidad: “Dios dame la serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar; valentía para cambiar las cosas que sí puedo cambiar; y sabiduría para saber la diferencia”.

Smith escribe que la felicidad necesita que actuemos con lo que está bajo nuestro propio control, y que dejemos ir lo que no podemos controlar –“nunca te quejes de lo que en todo momento está en tu poder para liberarte”.

 

Deja ir los apegos.

Una de las lecciones principales en La Teoría de los Sentimientos Morales es que para poder encontrar la felicidad, debemos dejar ir nuestras expectativas y nuestros apegos hacia resultados particulares. Es una idea que se ve reflejada en un número de tradiciones religiosas y de sabiduría, y es tal vez mejor conocida como una de las cuatro nobles verdades (“el apego crea sufrimiento”) del Budismo.

El apego nos provoca magnificar nuestros problemas, y hacer que parezcan peor al estar comparando constantemente lo que tenemos con lo que queremos. Smith urge que dejemos ir la comparación y el aferramiento para poder encontrar paz mental. Escribe:

“La gran fuente de miseria y de desórdenes de la vida humana nace de la sobrevaloración de la diferencia entre una situación permanente y otra. La avaricia estima la diferencia entre pobreza y riqueza; la ambición entre un estado privado y uno público; la arrogancia, entre la oscuridad y una reputación conspicua. Una persona bajo la influencia de cualquier de estas pasiones no sólo se siente desgraciada en su situación, sino que, con frecuencia, está dispuesta a perturbar la paz de la sociedad con el fin de llegar a una situación supuestamente mejor. La observación más superficial, no obstante, puede satisfacerlo, por cuanto en todas las situaciones comunes de la vida humana, una mente bien intencionada puede estar igualmente calmada, igualmente alegre e igualmente contenta”.

 

 


Por: Carolyn Gregoire / 9 septiembre 2014 / HuffPost The Third Metric

Link: http://www.huffingtonpost.com/2014/09/09/before-he-wrote-a-manifes_n_5772360.html?ncid=fcbklnkushpmg00000030

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s