Aprender Algo Nuevo Genera Nuevas Conexiones en el Cerebro

APRENDER_ALGO_NUEVO

Como a maestros, entrenadores y padres de todo el mundo les gusta decir: La práctica hace al maestro

Hacer algo una y otra vez, no solo hace que sea más fácil: en realidad cambia el cerebro. Los científicos saben que el cerebro continúa desarrollándose a través de los años, pero se pensaba que esos cambios se detienen una vez que el cerebro madura.

Datos recientes han mostrado que el cerebro sigue cambiando en el transcurso de nuestras vidas. Las células crecen y forman conexiones con nuevas células.

 

Reasignación

El cerebro no es una gran masa de tejido. A las seis o siete semanas en el desarrollo de un embrión humano, el cerebro comienza a formarse en diferentes partes. Más tarde, estas áreas se encargarán de asumir diferentes roles.

Los científicos pueden ver qué parte del cerebro se activa mediante el uso de imágenes de resonancia magnética funcional, o fMRI. La máquina revela en qué áreas del cerebro el flujo sanguíneo es más alto, lo que indica que las células de esa área están ocupadas trabajando.

Muchos científicos del cerebro utilizan fMRI para mapear la actividad cerebral. Otros usan otro tipo de escáner cerebral, conocido como tomografía por emisión de positrones, o PET.

La práctica extensiva puede permitir a una persona realizar una tarea mientras piensa en otras cosas, o nada en absoluto. Un pianista profesional, por ejemplo, puede reproducir una pieza compleja de música sin pensar en qué notas debe tocar a continuación. De hecho, detenerse a pensar en la tarea en realidad puede interferir con una actuación impecable. Esto es lo que los músicos, atletas y otras personas a menudo se refieren como estar «en la zona.»

A medida que aprendemos algo nuevo, las células envían y reciben información sobre la tarea, haciendo esta conexión cada vez más eficiente. Por ejemplo, una neurona puede transmitir información sobre la ubicación de un objeto que va hacia una persona, mientras tanto, otras neuronas alertan los músculos para estar listo para reaccionar. Cuando esas neuronas se activan al mismo tiempo, las conexiones entre ellas se fortalecen.

 

Aprender mientras dormimos

El cerebro no se apaga durante la noche. De hecho, dormir puede mejorar dramáticamente el aprendizaje. Eso es porque cuando dormimos nuestro cerebro almacena los recuerdos y los nuevos datos del día anterior. Así que una mala noche de sueño puede perjudicar nuestra capacidad de recordar cosas nuevas. Hasta hace poco, sin embargo, los investigadores no sabían por qué.

Un grupo de científicos de la Universidad de Heidelberg en Alemania proporcionó los primeros indicios. Las células específicas en el hipocampo se activan mientras dormimos, lo cual impulsa el aprendizaje.

Las células que intervienen en el aprendizaje de nueva información son más propensas a disparar y activarse durante el sueño, por lo que al día siguiente estarán más fuertemente conectadas. Aunque los científicos no lo saben con certeza, es probable que los ciclos repetidos de disparo permitan crear una sólida red de neuronas. Así, las neuronas transmiten la información más rápida y eficientemente: como resultado, las redes reflejan una mejora en la comprensión o habilidad física.

Cuando se aprenden nuevas habilidades, la cantidad de mielina en el axón aumenta. La mielina es una sustancia que permite la transmisión de los impulsos nerviosos por su efecto aislante, y se encuentra recubriendo el axón (cola) de las neuronas.  Estos cambios mejoran la capacidad de transmisión de la señal, lo cual lleva a un mejor aprendizaje.

Una gruesa capa de mielina ayuda a mejorar todo tipo de tareas inteligentes. Estos incluyen la lectura, la creación de recuerdos, tocar un instrumento musical y más. También está vinculada con una mejor toma de decisiones.

Las células nerviosas continúan agregando mielina en la edad adulta, así como nuestro cerebro continúa creciendo y desarrollándose. Esto puede explicar por qué los adolescentes no siempre toman las mejores decisiones, ya que todavía sus células nerviosas no han terminado de recubrirse de mielina. Pero hay esperanzas, y dormir lo suficiente sin duda puede ayudar.

 


Por: Alison Pearce Stevens / 2 septiembre 2014 / Science News for Students

Link: https://student.societyforscience.org/article/learning-rewires-brain

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s