Investigación Nutricional, Atorada en la Edad de Piedra

dietas-peligrosas-primera-parte

No puedes tener una buena respuesta con una pregunta mala.

El estudio actual de las dietas que llega a los encabezados pregunta, y se responde lo siguiente: ¿Qué es mejor para perder peso y mejorar el riesgo cardiaco, una dieta baja en grasa o baja en carbohidratos? Para empezar, esta es realmente una mala pregunta, que resucitó de algún lugar como la Edad de Piedra. Dudo que hasta el clan Paleo encuentre una respuesta atractiva, pues les gusta la comida prehistórica, pero no las preguntas prehistóricas sobre alimentación.

¿Por qué prehistóricas? Porque no hay una buena dieta que deba voluntariamente excluir las grasas monoinsaturadas y omega-3 en las nueces y semillas y aguacates.

Hay un debate que continua hoy sobre los efectos específicos de grasas específicas, pero las noticias sobre el consumo de grasa en la dieta son como noticias de ayer. El concepto relevante hoy deberá ser una alimentación basada en plantas, lo que al extremo del vegetarianismo, tiende a ser baja en grasa –pero esto es un efecto en lugar de un objetivo.

El concepto de bajo en carbohidratos también es algo terriblemente fuera de moda, y es tonto cuando salió por vez primera. Todo, desde lentejas hasta paletas tiene carbohidratos. ¿Por qué alguien quisiera tratar la variedad de comida que hay como si fuera una sola cosa? Y aún más tonto si sabemos que todo el alimento de plantas es una fuente de carbohidratos. Una dieta verdaderamente baja en carbohidratos es necesariamente, baja en todo tipo de plantas –incluyendo vegetales, frutas, nueces, semillas, frijoles y lentejas junto con todos los granos enteros. Esto es raro con todo lo que sabemos sobre la dieta y la salud en nuestra vida.

Así que la pregunta de investigación en este caso es, en una palabra, tonta. Pero ahora deje que le cuente lo que pienso realmente.

El estudio ni siquiera se preguntó esta pregunta. Si sólo lees los encabezados, creerás lo que dicen –y francamente la mayoría de las personas sólo leen los encabezados- y antes de que comiences a argumentar conmigo, te invito a que hagas lo mismo.

Fue publicado en Annals of Internal Medicine, y francamente esto trae mucha vergüenza a este prestigioso diario. Los investigadores compararon la dieta baja en grasa con la dieta baja en carbohidratos. Pero de hecho, compararon una dieta que permitía hasta el 30% de calorías de grasa y una dieta que permitía hasta 40 gramos de carbohidratos al día.

Las dietas tuvieron unas 2,000 calorías por día en promedio entre casi 140 personas obesas (masa corporal +30) que participaron en el estudio. (Esto es un poco sospechoso pues la ingesta de calorías podría predecirse mayor en los adultos obesos). Esto significa que una dieta baja en grasa permitiría unas 600 calorías al día de grasa, mientras que una dieta baja en carbohidratos sólo un cuarto de esto, 160 calorías. La base de ingesta de los participantes de baja grasa fue de sólo 35% de calorías, así que esto fue, esencialmente, una dieta de intervención que no intervino mucho con su dieta.

En contraste, la base de los carbohidratos fue de 240 gramos por día, así que mientras que la ingesta de grasa se “recortó” en un 5%, la ingesta de carbohidratos se desplomó en un 75%. Esto podría haber sido “un estudio para comparar un gran cambio con una dieta de base contra un realmente pequeño cambio en la dieta de base”. Supongo que podemos adivinar porque no fue llamado así.

Finalmente, la dieta baja en carbohidratos obviamente tuvo mucho mas restricciones que la dieta baja en grasas, que no fue de hecho ‘baja en grasas’. Esto tuvo el resultado predecible: quienes estuvieron en la dieta baja en carbohidratos consumieron menos calorías. En los siguientes meses del estudio, el grupo bajo en carbs consumió unas 200 calorías menos al día. Y llegando a los 12 meses del estudio, cuando era más difícil mantenerse en la dieta, los asignados consumían unas 100 calorías menos al día.

Y así, los resultados llegaron a la asombrosa conclusión, en el transcurso de un año, las personas obesas que comieron menos, perdieron más peso. Y quienes perdieron más peso mejoraron en sus medidas de corazón –que estaban muy desarregladas debido a su obesidad. ¡Ta-da!

Amigos, no son defensor de las dietas bajas en grasa. Creo que el concepto es obsoleto. Abogo por, basado en la evidencia, la alimentación con sus combinaciones sensibles. Este patrón dietético puede ser algo o bajo en grasa, relativamente baja o alta en carbohidratos. El tema es universal, pero la variante en el tema es que cómo lo acomodas a ti y a tu familia es tu asunto, y francamente –es lo bello de esto. Todos podemos esperar amar la comida que nos ama de regreso.

Soy defensor de las investigaciones que son justas, sin compromisos y relevantes para el mundo real. Como cabeza de un laboratorio de investigación clínica, y autor de varios textos en métodos de investigación –soy abogado de las respuestas a preguntas sensibles. Esta es una defensa de la ciencia con sentido y buena. Ninguna de las cuales se mostró en este estudio. Lo que puedo decir es que ninguna fue justa –ni siquiera honesta. Los investigadores mismos llamaron a sus intervenciones “baja en grasa” y “baja en carbohidratos” y deben haber sabido desde el comienzo que estaban cocinando estos términos desde fogones diferentes.

Como un reportero médico, me opongo a la lectura de encabezados pasados. Estos sólo quieren encandilarte, no educarte. Si estás cómodo, están diseñados para estresarte. Si estas afligido, están diseñados para aliviarte. La verdad, toda la verdad y nada más que la verdad es en su mayoría –totalmente prescindible. Procede de acuerdo a esto.

Si esta fuera una investigación buena, de cualquier forma sería de la Edad de Piedra pues esta pregunta ya ha sido respondida varias veces antes. Honestamente es como una antigüedad. Es prehistórico y propaganda. Fue una comparación de una dieta muy restringida, baja en calorías y baja en fibra; contra una menos restringida, con más calorías e igualmente baja en fibra. La primera funcionó para perder peso. Pero este estudio fue diseñado para generar una respuesta predeciblemente inútil, engañosa y potencialmente dañina, a una atrozmente tonta y tal vez voluntariamente hipócrita pregunta. Si la ciencia fuera generalmente así de mala, nunca habríamos salido de la Edad de Piedra.

 


 

Por: David Katz, MD / 2 Septiembre 2014 / HuffPost Healthy Living

Link: http://www.huffingtonpost.com/david-katz-md/post_8304_b_5752160.html?ncid=fcbklnkushpmg00000030

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s