Mi Depresión: De La Oscuridad A Un Lugar Seguro, Un Espacio De Cura

depresion

No puedo estar físicamente sano si no estoy mental y espiritualmente sano. He sufrido de episodios de depresión desde que tenía al menos 15 años. El espíritu depresivo descendió sobre mi y esta tan pesado que comencé a llamarlo muerte. La muerte me acosaba y me cubría todos los días. Me volví absorto en mi mente y traté de convencerme que el suicidio sería la única manera de callar el dolor insoportable que sentía sin y con. En estos años tempranos, no entendía que la muerte era de hecho la depresión. Como resultado, no buscaba ningún tipo de tratamiento y mi depresión, muerte, llegaba a mi una y otra vez. Estar agobiado por la depresión me dejó con muchas heridas severas en toda mi mente.

¿Por qué estoy “poniendo mi asunto personal a la luz de la calle”? Porque estoy cansado de vivir en vergüenza y sufriendo en silencio. He permitido que la vergüenza y el silencio me hayan capturado por demasiado tiempo. En lugar de continuar con mi sufrimiento en vergüenza y silencio, he buscado curar mi mente y mi cuerpo. Aunque aún estoy en el viaje, ya he dado vuelta a la esquina. Ahora, cuando siento que la depresión me empuja al lugar oscuro, pongo atención. Luego busco refugio en mi espacio de cura. Mi espacio de cura me provee de un bálsamo que me refuerza y me restaura mental, espiritual y físicamente para que yo pueda liberar mi depresión. Quiero vivir la vida que fue planeada y diseñada para mi. Y eso no sucederá si continúo enterrado y atado a mi depresión.

¿Cuál es mi punto? Después de todo, la depresión no ha sido como un abrigo que yo elija ponerme en la mañana y quitarme por la noche. En ciertas estaciones de la vida, he vestido mi depresión por 24 horas al día, los siete días de la semana. Pero, viviendo en la tortura del silencio y avergonzado de traer mi depresión no me ha salvado ni me salvará. Reconozco y entiendo que la depresión es algo poderoso. Pero, al tener tratamiento, cuidarme a mi mismo y compartir mi historia yo, también, me he vuelto poderoso, valiente y fuerte. Todos estamos en el mismo viaje pero no tenemos que cargar con la cruz proverbial solos. Es una responsabilidad colectiva para compartir la lucha o el reto que no nos mató, para que alguien más que esté luchando pueda volverse fuerte y saber que no caminan solos.

Siempre, ten valentía.

 


 

Por: Stephanie Mitchell Hughes / 2 Septiembre 2014 / HuffPost Strong Together

Link: http://www.huffingtonpost.com/stephanie-mitchell-hughes/my-depression-from-darkne_b_5741540.html?ncid=fcbklnkushpmg00000030

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s