Conductas de los padres crean niños ansiosos

ansiedad

Padres con trastorno de ansiedad social están más predispuestos que los padres con otras formas de ansiedad a involucrarse en conductas que pongan a sus hijos en alto riesgo de desarrollar angustia, de acuerdo con un pequeño estudio sobre padres-hijos conducido por el Centro Infantil Johns Hopkins.

 

Autores del estudio, hecho con fondos federales, dijeron que estudios pasados vincularon la ansiedad de los padres con la de los hijos, pero no estaba claro si personas con ciertos trastornos de ansiedad tenían más a menudo comportamientos provocadores de ansiedad. Según los hallazgos del nuevo estudio, sí los tienen. Un reporte de este estudio se encuentra en línea en la edición de Psiquiatría Infantil y Desarrollo Humano.

 

Los investigadores de Johns Hopkins identificaron particularmente un subgrupo de conductas en los padres con trastornos de ansiedad –el tipo más frecuente de ansiedad—y con ello clarificaron la confusión que ha rodeado la ansiedad a cuentagotas vista comúnmente en la relación padres-hijos.

 

Estos comportamientos incluyen falta de o insuficiencia de calidez y afecto y altos niveles de crítica y duda contra el niño. Estas conductas, dicen los investigadores, se conoce que aumentan la ansiedad en los niños y –si se dan crónicamente—pueden provocar en los niños el desarrollo de un trastorno de ansiedad en forma, dijeron los investigadores.

 

“Hay una amplia gama de trastornos de ansiedad así que nos enfocamos en la ansiedad social, y encontramos que las conductas promovedoras de ansiedad de los padres son específicas al diagnóstico particular de los padres y no necesariamente comunes para todos los que sufren de ansiedad,” dijo la investigadora líder del estudio Golda Ginsburg, doctorado, experta en ansiedad infantil en el Centro Infantil Johns Hopkins y profesora de psiquiatría infantil y adolescente en la Escuela de Medicina Johns Hopkins.

 

El equipo de Hopkins enfatiza que el estudio no examinó directamente si el comportamiento de los padres provoca ansiedad en los hijos, porque ya hay mucha evidencia de que sí lo hace, los investigadores dicen que los médicos que tratan a pacientes con ansiedad social deben estar en alerta sobre el potencial impacto en sus hijos.

 

“La ansiedad social de los padres debe considerarse un factor de riesgo para la ansiedad infantil, y los médicos que ven a padres con este trastorno deben discutir este riesgo con los padres,” dijo Ginsburg.

 

La ansiedad es el resultado de la compleja interacción entre los genes y el medio ambiente, dijeron los investigadores, y mientras que no se puede hacer mucho sobre nuestra composición genética, controlar factores externos puede mitigar o prevenir la ansiedad en los hijos de padres ansiosos.

 

“Los niños con una propensión heredada a la ansiedad no sólo se vuelven ansiosos porque lo tienen en sus genes, así que necesitamos maneras de prevenir que los catalizadores ambientales –en este caso, el comportamiento de los padres—desbloqueen los mecanismos genéticos subyacentes responsables de esta enfermedad,” dijo Ginsburg.

 

Los investigadores analizaron la interacción entre 66 padres ansiosos con 66 hijos, entre los 7 y 12 años. Entre los padres, 21 habían sido diagnosticados con ansiedad social, y 45 con otro tipo de ansiedad, incluyendo trastorno de ansiedad general, trastorno de pánico y trastorno obsesivo-compulsivo. Se le pidió a los padres-hijos que trabajaran juntos en dos tareas: preparar pláticas sobre sí mismos y replicar diseños cada vez más complejos usando Telesketch (click para ver). Tuvieron cinco minutos para cada tarea y trabajaron en cuartos con CCTV.

 

Usando una escala de 1 a 5, se evaluó la calidez y el afecto de los padres hacia los hijos, la crítica hacia el hijo, la expresión de duda sobre su desempeño para completar la prueba, concesión de autonomía y sobre control. Los padres con trastorno social mostraron menos calidez y afecto hacia sus hijos, los criticaron más y expresaron más duda sobre la habilidad del niño para realizar la prueba.

 

No hubieron diferencias significativas entre los padres en la conducta de controlar o dar autonomía.

 

La prevención de la ansiedad infantil es crítica porque los trastornos de ansiedad afectan a 1 de cada 5 niños en EE.UU. pero a menudo no están reconocidos, dijeron los investigadores. Retraso en los diagnósticos y en el tratamiento puede llevar a depresión, abuso de sustancias y pobre rendimiento académico durante la infancia y hasta la edad adulta avanzada.

 

La investigación fue financiada por el Instituto Nacional de Salud. Otros investigadores del estudio fueron Megan Crosby Budinger y Tess Drazdowski.

 


 

Por: Johns Hopkins Medicine / 1 Noviembre 2012 / ScienceDaily

Link: http://www.sciencedaily.com/releases/2012/11/121101171946.htm

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s