Sonreír facilita la recuperación ante el estrés

sonreir-300x200 (1)

¡Al mal tiempo, buena cara! En algún momento, todos hemos escuchado o pensado en algo como esto cuando nos enfrentamos ante una dificultad. Pero ¿existe algo de verdad en este consejo? El sentirnos bien por lo general nos hace sonreír, pero ¿funcionará de la otra manera? ¿Podrá el sonreír hacernos sentir bien?

 

En un próximo estudio en la revista Pscyhological Science [Ciencia Psicológica] una edición de la Asociación para la Psicología Científica, los psicólogos científicos Tara Kraft y Sarah Pressman de la Universidad de Kansas investigaron los posibles beneficios del sonreír al observar cómo diferentes tipos de sonrisas, y el estar consciente del sonreír, puede influir en la habilidad individual de recuperación ante episodios de estrés.

 

“Adagios viejos, como ‘al mal tiempo, buena cara’ sugieren que el sonreír puede no sólo ser un indicador no verbal de la felicidad sino que también promueve el deseo de la sonrisa como una panacea ante los eventos estresantes de la vida,” dijo Kraft. “Queremos examinar si estos adagios tienen mérito científico; queremos ver si el sonreír tiene un beneficio real y relevante sobra la salud.”

 

Las sonrisas son generalmente divididas en dos categorías: las sonrisas estándar, que utilizan los músculos de alrededor de la boca, y la sonrisa genuina o sonrisa de Duchenne, en la cual se involucran los músculos alrededor de la boca y los ojos. Investigaciones previas muestran que las emociones positivas pueden ayudar en tiempos de estrés y que el sonreír puede afectar la emoción; sin embargo, el trabajo de Kraft y Pressman es el primero en su tipo en manipular en un experimento los tipos de sonrisas que las personas hacen para poder examinar los efectos que tiene el sonreír sobre el estrés.

 

Los investigadores reclutaron a 169 participantes de la universidad de Midwestern. El estudio se realizó en dos fases: entrenamiento y prueba. Durante la fase de entrenamiento, los participantes se dividieron en tres grupos, y cada grupo fue entrenado para hacer un tipo de expresión facial. Luego se le pidió a los participantes que detuvieran unos palillos chinos (para comer) en sus bocas de tal manera que se involucraran los músculos faciales usados para crear una expresión facial neutra, una sonrisa estándar o una sonrisa de Duchenne.

Los palillos chinos fueron esenciales en la tarea pues ellos fuerzan a las personas a sonreír sin que se den cuenta de cuando lo estaban haciendo: sólo a la mitad de los miembros del grupo se les dio la instrucción de sonreír.

 

Para la fase de prueba, se le pidió a los participantes que trabajaran en tareas múltiples. Lo que los participantes no sabían era que las actividades múltiples fueron diseñadas para ser estresantes. La primera actividad que indujo estrés requirió que los participantes dibujaran una estrella con su mano no dominante. La segunda tarea para inducir estrés pidió a los participantes que sumergieran su mano en agua helada.

 

Durante ambas actividades estresantes, los participantes detuvieron palillos chinos en su boca de la misma manera como se les enseñó en el entrenamiento. Los investigadores midieron el ritmo cardiaco de los participantes y los auto-reportes del nivel de estrés durante la fase de prueba.

 

Los resultados del estudio sugieren que el sonreír puede realmente influenciar nuestro estado físico: comparado con los participantes que tuvieron una expresión facial neutral, los participantes a los que se les pidió sonreír, y en particular aquellos con sonrisa de Duchenne, tuvieron un ritmo cardiaco menor después de su recuperación de las actividades estresantes.

 

Los participantes que detuvieron los palillos chinos de una forma que les forzó a sonreír, pero que no se les pidió explícitamente que sonrieran como parte del entrenamiento, también reportaron una pequeña disminución en el afecto positivo que aquellos que tuvieron una expresión facial neutral.

 

Estos descubrimientos muestran que el sonreír durante un periodo de estrés puede ayudar a reducir la intensidad de la respuesta corporal de estrés, sin importar si la persona se siente de hecho feliz.

 

“La próxima vez que te encuentres atorado en el tráfico o que estés experimentando otro tipo de estrés,” dijo Pressman, “puedes tratar de mantener una sonrisa en tu cara por un momento. No sólo te ayudará a ‘darle al mal tiempo buena cara’ sino que de hecho ¡puede ayudar también a la salud de tu corazón!”

 


Por: Association for Psychological Science / 30 Julio 2012 / ScienceDaily

Link: http://www.sciencedaily.com/releases/2012/07/120730150113.htm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s