La respuesta placebo ocurre a nivel inconsciente en las experiencias del dolor

535968_400 

Con el descubrimiento de que la mente inconsciente juega un papel fundamental en el efecto placebo, los investigadores han identificado un nuevo mecanismo que ayuda a explicar el poder de los placebos y de los nocebos.

 

Descrito en la edición de Septiembre 10 de Proceedings of The National Academy of Sciences [Expedientes de la Academia Nacional de Ciencias] (PNAS), los nuevos descubrimientos demuestran que el efecto placebo puede ser activado fuera de la conciencia, y provee una explicación de cómo los pacientes pueden obtener una mejoría clínica aun cuando están recibiendo un tratamiento que carece de ingredientes activos, o de una terapia conocida por su eficacia.

 

“En este estudio, utilizamos un nuevo diseño experimental y encontramos que el efecto placebo y el nocebo [el placebo negativo] se apoyan en mecanismos cerebrales que no dependen de la conciencia cognitiva,” explicó el primer autor del estudio Karin Jensen, doctorado, del Departamento de Psiquiatría y del Centro Martinos para las Imágenes Biomédicas del Hospital General de Massachusetts (MGH), y del Programa en Estudios sobre Placebo (PiPS) del Centro Médico de la Diaconista Beth Israel/Escuela de Medicina de Harvard. “Una persona puede tener una respuesta a un placebo o nocebo aun cuando ella no es consciente de ninguna sugestión de mejoría o de una anticipación para ponerse peor.”

 

Se ha creído durante mucho tiempo que las respuestas placebo están relacionadas con las creencias conscientes o con pensamientos que fueron otorgados sobre una pastilla inerte o sobra una terapia, los pacientes se mejoran porque ellos tienen la expectativa de que se mejorarán, o en el caso de los nocebos, empeoran porque están anticipando que empeorarán.

 

Sin embargo, más recientemente, los científicos han reconocido que los humanos aprendemos rápida y automáticamente a esperar ya sea un premio o una amenaza sin necesitar de un registro consciente de la idea en nuestros cerebros.

 

Tal como escribe el autor, los estudios de neuroimagen del cerebro humano han sugerido que ciertas estructuras, como el cuerpo estriado y la amígdala, pueden procesar un estímulo entrante antes de que éste alcance el nivel consciente y, como resultado, puede mediar en los efectos no-conscientes de la cognición y comportamiento humano.

Los científicos se han propuesto determinar si el efecto placebo y nocebo pueden activarse fuera de la conciencia de la persona, aun cuando él o ella no tenga expectativas sobre su mejoría o declive.

 

Jensen, en conjunto con el autor del estudio Jian Kong, Médico, y también MGH y PiPS [ver código anterior], estudió a 40 voluntarios sanos (24 mujeres; 16 hombres, con edad promedio de 23 años).  Dos experimentos fueron conducidos: En el primero, los investigadores administraron estimulación con calor en los brazos de los participantes mientras simultáneamente se les mostraban imágenes de caras humanas en la pantalla de una computadora. La primera cara estuvo asociada con una estimulación poco dolorosa y la segunda imagen con mucho dolor.

 

Se le pidió luego a los pacientes que calificaran su experiencia de dolor en una escala del 10 al 100, siendo 0 ningún dolor y 100 el peor dolor imaginable, pero los participantes no sabían que todas las estimulaciones de calor tuvieron la misma intensidad moderada de calor. Como se predijo, la calificación del dolor estuvo relacionada con las asociaciones previamente aprendidas, con un dolor calificado en 19 cuando los participantes observaron una cara mostrando poco dolor, mientras que la cara con el dolor más alto resultó en una calificación de 53 en la escala de dolor (efecto nocebo).

 

Luego, en el segundo experimento, se le administró a los participantes la misma cantidad de estimulación térmica. Una vez más, las imágenes faciales fueron proyectadas en la pantalla de una computadora –pero esta vez, fueron mostradas tan rápidamente que los sujetos no pudieron reconocerlas a nivel consciente.  Los participantes nuevamente calificaron su dolor, y a pesar de no saber de manera consciente ninguna pista reconocible, los participantes reportaron un dolor de 25 en respuesta a la cara que mostró bajo dolor (efecto placebo) y de 44 en respuesta a la cara mostrando alto dolor (respuesta nocebo) aun cuando no reconocieron conscientemente las caras en la pantalla.

 

“Por lo general se esperaría que un mecanismo como este fuera más automático y fundamental para nuestro comportamiento comparado con los juicios y las expectativas deliberadas,” explicó Kong. “Pero aún más importante, este estudio muestra un modelo único que nos permite investigar más allá los mecanismos placebo y nocebo utilizando herramientas como la neuroimagen.”

 

Como director del PiPS y coautor del estudio, Ted Kaptchuk señala “No se trata de lo que los pacientes piensan que va a suceder (lo que influencia el resultado) sino lo que anticipa la mente no-consciente a pesar de cualquier pensamiento consciente. Este mecanismo es automático, rápido y poderoso, y no depende de ningún pensamiento o juicio deliberado. Estos descubrimientos abren una puerta totalmente nueva hacia el entendimiento de los placebos y del ritual de la medicina.”

 

Además de Jensen, Kong y Kaptchuk, entre otros coautores del estudio se incluyen: Jacqueline Raicek, Chantal Berna y Randy Gollub de MGH y del PiPS; Irving Kirsch del PiPS y de la Universidad de Plymouth (en el Reino Unido); Kara M. Lindstrom y Martin Ingvar del Instituto Karolinska en Estocolmo, Suecia.

 

Este estudio fue financiado en parte por fondos de la Sociedad Sueca para la Investigación Médica y del Consejo Sueco para la Vida Laboral y del Fondo para la Investigación Social R21AT004497 (Centro Nacional para la Medicina Complementaria y Alternativa, NCCAM), R03AT218317 (Instituto Nacional para el Abuso de Drogas), y R01AT006364 (NCCAM); K24AT004095 (NCCAM); y R01AT005280 (NCCAM).

 


 

 Por: Beth Israel Deaconess Medical Center / 10 Septiembre 2012 / ScienceDaily

Link: http://www.sciencedaily.com/releases/2012/09/120910152011.htm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s