Después de una discusión con tu pareja, la actividad cerebral predice resiliencia emocional

pareja-discutiendo 

El sentido común nos dice que para una relación exitosa la pareja no debe ir a la cama cuando sus miembros están enojados. Pero una nueva investigación de un psicólogo de la Universidad de Harvard sugiere que la actividad cerebral –una región específica del cerebro llamada la corteza prefrontal lateral—es un indicador mucho más adecuado para medir cómo se siente una persona en los días siguientes a la discusión con su pareja.

 

Los individuos que muestran mayor actividad neural en la corteza prefrontal lateral es menos probable que se sientan enojados al día siguiente de haber discutido con su pareja, de acuerdo a un estudio publicado este mes en Biological Psychiatry [Psiquiatría Biológica]. Los descubrimientos señalan el papel de la corteza prefrontal lateral en la regulación de la emoción, y sugiere que una mejoría en la función de esta región puede también mejorar el humor de todos los días.

 

“Lo que encontramos, como podrías esperar, es que todos nos sentimos mal al día siguiente de haber tenido un conflicto con nuestra pareja,” dijo la autora líder del estudio Christine Hooker, profesora asistente de psicología en la Facultad de Artes y Ciencias de Harvard. “Pero al día siguiente, las personas que tuvieron una elevada actividad en la corteza prefrontal lateral se sienten mejor, mientras que aquellas personas que tuvieron una baja actividad en esta área continuarán sintiéndose mal.”

 

Otros coautores del estudio son Özlem Ayduk, Anett Gyurak, Sara Verosky y Asako Miyakawa, todos de la Universidad de California en Berkeley.

La investigación había demostrado previamente que la corteza prefrontal lateral está asociada con la regulación de la emoción mediante pruebas de laboratorio, pero la conexión del efecto de esta región cerebral con las experiencias en el día a día no había sido probada antes.

 

Este estudio involucró a parejas sanas con una relación de más de tres meses. Mientra que en un escáner de una imagen de resonancia magnética funcional (fMRI), los participantes vieron fotografías de sus parejas con una expresión facial positiva, negativa o neutra y la actividad neural de los participantes fue grabada mientras éstos reaccionaban ante las fotografías. Mientras que en las pruebas de laboratorio se les realizó a los participantes una prueba más amplia de sus habilidades cognitivas de control, por ejemplo su habilidad para controlar sus impulsos y el cambio y enfoque de su atención.

 

Durante tres semanas, las parejas grabaron un diario en línea con su estado emocional de todos los días, y también cuando tuvieron una pelea con su pareja.

Hooker encontró que los participantes que presentaron mayor actividad en la corteza prefrontal lateral mientras veían las expresiones negativas de sus parejas en las fotografías, tuvieron menor probabilidad de reportar un humor negativo durante el día siguiente a la discusión con su pareja, lo cual indica que tuvieron una mejor ‘recuperación’ emocional después del conflicto.

 

También encontró que aquellos quienes mostraron una mayor actividad en la corteza prefrontal lateral y una mejor la regulación emocional después de una discusión, presentaron un mejor control cognitivo en las pruebas de laboratorio, lo cual indica un vínculo entre la regulación de la emoción y más habilidades de control cognitivas.

 

“El elemento clave es que la actividad cerebral en el escáner predijo la experiencia en la vida,” dijo Hooker. “Los científicos creen que lo que estamos viendo en el escáner tiene relevancia en la vida diaria, pero obviamente no vivimos nuestras vidas con un escáner. Si podemos conectar lo que vemos en un escáner a la capacidad de alguien de regular su emoción en el día a día, podría ayudar a los psicólogos a predecir qué tan bien las personas responderán a eventos estresantes en su vida.”

 

Mientras que Hooker reconoce que aún hay más trabajo por hacer para desarrollar aplicaciones clínicas a partir de esta investigación, puede ser que la función de la corteza prefrontal lateral provea información sobre la vulnerabilidad de una persona a desarrollar problemas de humor (estado de ánimo) después de un evento estresante. De esto surge la pregunta de si el incrementar la función de la corteza prefrontal lateral podría mejorar la capacidad de regulación de la emoción.

 

La investigación estuvo financiada por el Instituto Nacional de Salud Mental y por la Alianza Nacional para la Investigación en Esquizofrenia y Depresión.

 


Por: Harvard University / 12 Marzo 2010 / ScienceDaily

Link: http://www.sciencedaily.com/releases/2010/03/100309161844.htm

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s