Si estas tomando un medicamento antipsicóticos lee esto!!! Porque probablemente no lo necesites

Adriane Fugh-Berman estaba pasmada con el asunto: dos estudiantes de posgrado que no tenían síntomas de enfermedad mental se preguntaban si ella pensaba que debían tomarse un poderoso medicamento para la esquizofrenia que se les había recetado para tratar el insomnio.

 

“Es un escándalo”, dijo Fugh-Berman, médico y también profesor asociado de farmacología de la Universidad de Georgetown. “Estos chicos necesitan un [consejo] básico para dormir, como reducir su ingesta de cafeína y de alcohol, no necesitan sedarse con una droga potente”.

 

Los estudiantes de Georgetown ilustraron una tendencia que alarmó a los médicos expertos, políticos y a defensores de los pacientes: el rápido incremento del uso de fármacos muy caros llamados antipsicóticos atípicos. Hasta la década pasada estas 11 drogas, la mayoría de ellas aprobadas en la década de 1990, estaban reservadas para aproximadamente 3% de los Americanos con enfermedades mentales muy incapacitantes, principalmente esquizofrenia y trastorno bipolar; más recientemente algunas de estas drogas han sido aprobadas para tratar depresión severa.

 

Pero estos días, los antipsicóticos atípicos –los más populares son el Seroquel, Zypreza y Abilify—son recetados por los psiquiatras y los médicos generales para tratar varias condiciones médicas para las que no han sido aprobadas, incluyendo ansiedad, trastorno de déficit de atención, trastornos de sueño, problemas de comportamiento en niños pequeños y demencia.

 

Estos nuevos fármacos representan más del 90% del mercado y han eclipsado una vieja generación de antipsicóticos. Se encontró en dos reportes recientes que los niños en guarderías, con poco menos de un año de edad, toman más fármacos psicotrópicos que otros niños, incluyendo aquellos con las enfermedades mentales más severas.

 

En 2010, los fármacos antipsicóticos tuvieron más de $16 billones en ventas, de acuerdo con IMS Health, una firma farmacéutica que sigue las tendencias de los fármacos para la industria del cuidado de la salud. En los pasados tres años estos fármacos han estado en el primer lugar de la lista de medicamentos mejor vendidos, superando a los antidepresivos y algunas veces a la medicina para el colesterol.

 

En un estudio publicado el año pasado se encontró que las recetas de antipsicóticos (recetados para otro trastorno o enfermedad a la que fueron originalmente aprobados) se duplicó entre 1995 y 2008 de 4.4 millones a 9 millones. Y en un reporte reciente del administrador de beneficios médicos Medco se estimó que la frecuencia del uso de fármacos entre adultos se disparó más de 169% entre 2001 y 2010.

 

Los críticos dicen que la popularidad de los antipsicóticos atípicos refleja una combinación de la publicidad de que estos medicamentos caros, que pueden costar hasta $500 dólares al mes, son más seguros que la antigua generación de fármacos; con la esperanza de que funcionarán para tratar una variedad de padecimientos que otros medicamentos no han podido aliviar; y también por una agresiva campaña de mercadotecnia de las compañías de medicamentos dirigida hacia doctores y pacientes.

 

“Los antipsicóticos son utilizados en exceso, son muy caros y están sobrevendidos”, dijo Allen Frances, antiguo director de psiquiatría de la Escuela de Medicina de la Universidad de Duke, quien encabezó el equipo que escribió el DSM-IV, la biblia de diagnóstico de psiquiatría.

 

Mientras que puede haber un uso apropiado para los medicamentos “fuera de etiqueta” (es decir, aquellos que se recetan para otros padecimientos a los que fueron aprobados) como en el caso de un fármaco que no funciona para tratar una enfermedad como por ejemplo un paciente obsesivo-compulsivo, hay fármacos que son diseñados para calmar al paciente y moderar sus alucinaciones y delirios psicóticos, y sin embargo son usados “promiscuamente, imprudentemente”, muchas veces sólo para controlar el comportamiento y sin consideración de sus efectos secundarios. Los efectos secundarios pueden ser un aumento de peso (es común que ganen unos 20 kilos), diabetes Tipo 2, desarrollo de senos en los varones, tics faciales irreversibles y, entre las personas de mayor edad, un aumento en el riesgo de muerte.

 

¿La última novedad? Los doctores están autorizados a recetar fármacos para usos inapropiados, pero las compañías no tienen permitido el promover estos fármacos para estos usos. En los últimos años, las grandes farmacéuticas pagaron más de $2 billones de dólares para solucionar demandas presentadas por los estados y el gobierno federal contra la comercialización ilegal; algunos casos todavía están en litigio, también miles de reclamaciones por parte de los pacientes.

 

En 2009, Eli Lilly y Co. pagó al gobierno federal la cifra récord de $1.4 billones de dólares para resolver cargos de comercialización ilegal del fármaco Ziprexa y, entre otras cosas, una “campaña 5 a 5” que instó a los asilos de ancianos a administrar 5 miligramos de esta droga a las 5pm para inducir el sueño.

 

Wayne Blackmon, psiquiatra y abogado que enseña en la Escuela de Leyes de la Universidad George Washington, dijo que él comúnmente observa a pacientes tomando más de un antipsicótico, lo que aumenta el riesgo de efectos secundarios. Blackmond las llama “las drogas del día”, muchas veces recetadas para los “problemas del vivir.  De alguna manera los médicos se han convencido de que tomar estos fármacos así es aceptable”. Los médicos, dijo tienen un estímulo económico para recetar fármacos, considerados como una manera rápida de arreglar los problemas, en lugar de la evaluación del paciente donde se toma más tiempo y se utilizan tratamientos sin fármacos cómo la terapia cognitiva, la cual tal vez no esté cubierta por los seguros médicos.

 

En una serie de la Reseña de Libros de Nueva York del año pasado, Marcia Angell, ex directora de edición de la Revista de Medicina de Nueva Inglaterra, discutió que la aparentemente “creciente epidemia de enfermedades mentales” refleja parcialmente un problema en el diagnóstico: la expansión de los límites elásticos que definen las enfermedades mentales que incluyen a más personas, lo cual hace amplió el mercado para las drogas psiquiátricas.

 

“Tu no puedes introducir un fármaco si las personas piensan que están sanas:”, dijo Fugh-Berman, quien dirige PharmedOut, un programa en Georgetown que educa a los médicos sobre la comercialización y promoción de los fármacos. “¿Cómo normalizas el uso de antipsicóticos? Cuando utilizas líderes de opinión importantes que puedan enfatizar su uso y también a través de la educación continua a los médicos (CME por sus siglas en inglés), y a través de artículos anónimos escritos en revistas médicas”, que, dijo, “afectan toda la corriente de información”.

 

James H. Scully Jr., director médico de la Asociación de Psiquiatría Americana, ve la situación de otra manera. Él está de acuerdo en que el uso no adecuado de los fármacos es un problema y dice que las recetas “fuera de etiqueta” que se prescriben deben estar basadas en evidencia efectiva. Pero Scully sugiere que un factor clave que impulsa el uso de los fármacos, además de la “intensa comercialización y también eficiencia algunas veces”, es el creciente número de no-psiquiatras que los recetan. Muchos de ellos carecen de pericia y de experiencia necesarias para hacer un diagnóstico apropiado y tratar los problemas de salud mental, dijo.

 

Entre los psiquiatras, el uso de antipsicóticos está arraigado en el deseo de curar, de acuerdo a Scully. “Todos los medicamentos que utilizamos tienen límites”. Si estás tratando de ayudar a alguien, piensas, ‘¿Qué más puedo hacer por esta persona?’”.

 

Desde el 2005,
los antipsicóticos llevan una advertencia en un recuadro negro, la más fuerte posible, que previene su uso en ancianos con demencia, porque estas drogas incrementan el riesgo de muerte. En el 2008 la Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration, FDA) reiteró la advertencia anterior señalando que “los antipsicóticos no son indicados para el tratamiento de psicosis relacionada con demencia”. Pero los expertos dicen que su utilización continúa siendo común.

 

En un asilo de ancianos del norte de California, en 2006 y 2007, a 22 residentes, la mayoría que sufría de demencia, se les dieron antipsicóticos porque era más conveniente para el personal o también porque los residentes se negaban a ir al comedor. En algunos casos los fármacos se administraron forzosamente a través de una inyección, dijeron oficiales del estado. Tres residentes murieron.

 

En un reporte en el 2011 por el inspector general del Departamento de Salud y Servicios Humanos encontró que en un periodo de seis meses durante el año 2007, el 14% de los residentes del asilo recibió antipsicóticos. En un caso un paciente con una infección en el tracto urinario se le dio estos fármacos para controlar su agitación.

 

“La razón principal es que no hay suficiente personal”, dijo Toby S. Edelman, abogado principal del Centro de Abogados para Medicare (seguro médico del Estado en E.E.U.U.), un grupo sin fines de lucro asentado en Washington, quien recientemente testificó sobre el problema ante el Comité Especial del Senado para el Envejecimiento. “Si no puedes controlar a la gente, les das una droga”, dijo, refiriéndose a las restricciones del uso de contención física en los asilos. 

 

 

Fármacos a los 18 meses

Pero los residentes de los asilos no son los únicos que engullen antipsicóticos. Mark E. Helm, un pediatra de Little Rock quien fue director médico de un programa de Medicaid de Arkansas que está basado en evidencias de la prescripción de fármacos entre el 2004 y el 2010, dijo que él había observado a niños de 18 meses a quienes se les medicaba con un poderoso antipsicótico para curar el trastorno bipolar, una enfermedad que, dijo, raramente se desarrolla antes de la adolescencia. Estos antipsicóticos, que él caracteriza dentro de la clase de fármacos de mayor expansión y más costosos del programa estatal Medicaid, son típicamente recetados a niños para controlar un comportamiento perturbador, y que por lo general provienen de familias pobres, caóticas y disfuncionales, dijo Helm. “La sedación es la razón principal para utilizar estos medicamentos”, observó.

 

Más que cualquier otro factor, concuerdan los expertos, el crecimiento explosivo del diagnóstico de bipolaridad infantil ha alimentado el uso de antipsicóticos entre los niños. Entre 1994 y 2003, diagnósticos reportados de este tipo crecieron 40 veces, de unos 20,000 a aproximadamente 800,000 casos, de acuerdo a investigadores de la Universidad de Columbia.

 

Este diagnóstico, popularizado por varios eminentes psiquiatras infantiles en Boston quienes afirman que la irritabilidad extrema, falta de atención y los cambios de humor son de hecho un trastorno de bipolaridad infantil que ocurre antes de los 2 años de edad, se ha sometido a revisión en los últimos años; dentro de las razones están el popular caso de la muerte de una niña de 4 años en Massachusetts, quien junto con sus dos hermanos tomaron un coctel de fuertes medicamentos por varios años para tratar un trastorno bipolar; la revelación de más de $1 millón de dólares en pagos no reportados por parte de las compañías farmacéuticas a los principales defensores de este diagnóstico; y las crecientes dudas acerca de la validez de estos fármacos.

 

Helm dijo que los antipsicóticos, que él cree que se han vuelto más socialmente aceptables, sirven para otro propósito: como una puerta a los servicios de salud mental. “Para que un niño pueda calificar para entrar en el Seguro Social por discapacidad, es necesario que el niño esté medicado”, dijo, refiriéndose al programa federal de asistencia a las familias con niños que están incapacitados por enfermedad.

 

 

Pregunta a tu médico

El psiquiatra David J. Muzina, dijo que cree que el consumo directo de publicidad ha ayudado a elevar el uso de fármacos. Como antiguo director del centro de desórdenes del ánimo (humor) de la clínica de Cleveland, se encontró con pacientes que preguntaron por antipsicóticos por su nombre, citando a un comercial de televisión o a un anuncio impreso.

 

Algunos estados intentan frenar su uso y parar la elevación de su costo. Texas ha anunciado que no permitirá a un niño menor de 3 años a recibir antipsicóticos sin autorización del estado. Arkansas solicita a los padres a dar su consentimiento antes de que un niño reciba un tratamiento con antipsicóticos. Los centros federales de servicios de Medicare y Medicaid convocaron a los funcionarios estatales a una reunión en este verano para abordar el uso de los antipsicóticos en las guarderías. Y los Senadores Herb Kohl (Demócrata de Wisconsin) y Charles E. Grassley (Republicano de Iowa) introdujeron una legislación que exige a los médicos que recetan antipsicóticos “fuera de etiqueta” a pacientes en asilos de ancianos, a llenar un formato certificando que el fármaco es apropiado.

 

Medco está pidiendo a los médicos que documenten que han realizado pruebas de diabetes en los pacientes a quienes recetan estas drogas. “Nuestra intención es que los médicos reexaminen lo que prescriben”, dijo Muzina.

 

“A corto plazo no veo que haya ningún cambio en esta tendencia a menos que intervengan fuerzas externas”.

 

Este artículo fue realizado en colaboración con Noticiero de Salud Kaiser (KHN por sus siglas en inglés). KHN es un programa editorial independiente de la Fundación Familiar Henry J. Kaiser, una organización de comunicación sin fines de lucro, sin afiliación a ningún partido en la investigación de políticas de salud y sin afiliación a Kaiser Permanente (un importante proveedor de servicios de salud en Estados Unidos).

 

Para mayores noticias o para suscribirse al periódico, por favor visite www.washingtonpost.com

 


 

Por: Sandra G. Boodman / 16 Marzo 2012 / Kaiser Health News

Link: http://www.washingtonpost.com/national/health-science/antipsychotic-drugs-grow-more-popular-for-patients-without-mental-illness/2012/02/02/gIQAH1yz7R_story.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s