Salir con Alguien estando en Presencia (Mindful)

“La labor del hombre más grande hasta ahora es alcanzar el acuerdo sobre muchas cosas y el entregarse a una ley de acuerdos – sin importar si estas cosas son falsas o verdaderas.”

Nietzsche, “La Ciencia Gay,” sección 76

 

En nuestras “vidas ocupadas” adultas, el salir con alguien se ha vuelto extremadamente rápido y forzado con personas que se “anestesian” en citas como juntas de negocios en Starbucks que no son muy diferentes de entrevistas de trabajo o como directores de cine que audicionan actores para papeles principales en una película titulada “Esto Es Lo Que Creo Que Mi Vida Debería De Parecer.”

 

Después de la universidad -tomen nota, jóvenes- orgánicamente el conocer a compañeros humanos fuera del trabajo, bares y unas cuantas actividades sociales se ha vuelto cada vez más difícil. Recientemente miré la primera temporada de la serie políticamente chispeante “The Newsroom” y me aterré al encontrar que muchas de las (notoriamente disfuncionales) relaciones amorosas que se mostraban en el show son entre personas que trabajan juntas. Estoy seguro que el equivalente a Shakespeare americano, Aaron Sorkin, está familiarizado con la frase “No cagues donde comes,” así que me pregunto si este es realmente un fenómeno contemporáneo en las oficinas o si se hizo para agregar un efecto dramático. En cualquier caso, las parejas y triples involucrados parecen funcionar mejor juntos que una bola de nieve en el infierno de envejecer juntos.

 

Algunas personas sienten como si la tecnología les ayuda a conectarse pero sólo podemos argüir que Facebook y Twitter decepciona a las personas haciéndolas creer que están interactuando cuando de hecho no reciben la atención que tanto desean, que las personas construyen flagrantes fachadas inauténticas en las redes sociales y en los sitios de citas en línea, y que el 95% de la comunicación es no-verbal -así pues, el 95% de la comunicación se pierde a través de mensajes de texto y correos electrónicos.

 

“¿Y qué pasa con Tinder? Te escucho preguntar. Tal vez no hay una herramienta mejor para encontrar un pedazo dulce de brazos u ojos, pero pasar el dedo a la derecha o a la izquierda de un perfil con fotoshop de una persona, probablemente sea una predicción tan precisa de compatibilidad como los exámenes de admisión para la Universidad.

 

Similarmente, como Cindy Gallop escribió: “¡Google ha arruinado muchas de nuestras citas!”

 

Con riesgo de ofender a todos, no mencionaré el artículo provocativo del New York Times de Lori Gottlieb “¿Un Matrimonio Más Igualitario Se Traduce en Menos Sexo?” donde argumenta que la igualdad de género puede ser perjudicial para la vida sexual de una pareja; específicamente, Ms. Gottlieb cita un estudio que aclama que las esposas reportaron una satisfacción sexual mayor cuando sus esposos hacían labores “masculinas” dentro de la casa. Espero que alguien conduzca un estudio paralelo con sólo personas solteras: las mujeres obviamente quieren igualdad de género y salario (y con razón), pero cuando el hombre no les paga la cena me pregunto si eso afecta la “química” sexual percibida entre ellos… hmmmmm…?

 

Igualmente, tal vez te sea familiar el concepto del mito del amor romántico explicado por Robert A. Johnson en: “Nosotros: Comprendiendo La Psicología del Amor Romántico” donde las damiselas en apuros buscan ser rescatadas por caballeros en armaduras brillantes, y/o “almas gemelas” creen que su media naranja es de hecho aquello que ellos no poseen (ejemplo, “Jerry Maguire” – “Tu me complementas”). Estos mitos constituyen una matriz de suposiciones de las que todos estamos de acuerdo sobre la etiqueta del cortejo. En nuestra era de la post- post- información, todas estas suposiciones referentes a un rol de género se han puesto de lado. Así, es poco sabio y a menudo improductivo hacer suposiciones sobre quién lleva el baile, quién debe llamar a quién (¿acaso alguien usa todavía el teléfono?), quién paga por la cena, y quién avanza sexualmente.

 

En mis talleres de mindfulness y en mis DVDs discuto lo que Mary Ainsworth llama “apego ambivalente-inseguro” y el “apego inseguro-equitativo” observando que algunos de mis pacientes tienen dificultad confiando que otros no los abandonarán o los traicionarán; así, ellos sabotean sus relaciones antes de que la otra persona los pueda dejar, lo que re-abrirá sus heridas primarias de abandono/traición; o no quieren/pueden comprometerse nunca; o aprenden a crear duras fachadas (un yo mismo falso) para poder alzarse de hombros y decir “me da igual…” mientras continúan culpando a los otros y abnegad responsabilidades para caminos inauténticos de mostrarse ante una relación después de que la relación implosiona o se desvanece convenientemente.

 

El problema es el que sigue: la herramienta más favorable para que una relación tenga éxito -autenticidad y comunicación auténtica- pueden no ser los rasgos más seductores al momento de salir con alguien. Pues es altamente probable que tu yo auténtico no sea tan grandioso, brillante y clamoroso como la fachada o el ser falso que haz creado para sobrevivir a tu infancia, que es la cara que más te gusta mostrar cuando entras a FaceBook o a Match.com. Igualmente, toma tiempo para que la gente tenga confianza en el otro y se permitan ser abiertos, auténticos y vulnerables; otra paradoja cuando te desvistes frente a otro espejo potencial – especialmente en esta sociedad locamente ocupada donde la gratificación instantánea toma mucho tiempo para mucha gente.

 

Así, cuando salimos con alguien a una cita, debemos ser mindful de nuestras propias expectativas y suposiciones, de nuestros propios proyectos, nuestras propias formas de comunicación, nuestro propio equipaje psicológico, y nuestras dinámicas de apego, para que nos podamos mostrar con autenticidad, hacer un compromiso honesto, comunicarnos con la mayor compasión posible e integridad, y aprender cómo crecer íntimamente con otro ser humano en un periodo de tiempo.

 

Y también debemos aprender cómo divertirnos. 🙂

 

Esto es tener una cita mindful.


 

En inglés: http://www.huffingtonpost.com/ira-israel/mindful-dating_b_5055549.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s