Cambios Cerebrales Sugieren Que el Autismo Comienzan en el Útero

Imagen

Los síntomas del autismo podrían no ser obvios hasta que el bebé es un niño, pero el desorden en sí mismo parece comenzar mucho antes de nacer.

 

El tejido cerebral tomado de niños que fallecieron y que también tuvieron autismo revelaron parches de desorganización en la corteza, una hoja delgada de células que es crítica para el aprendizaje y la memoria, reportaron investigadores en New England Journal of Medicine. Muestras de tejido de niños sin autismo no tuvieron estos parches característicos.

 

La organización en la corteza comienza en el segundo trimestre de embarazo. “Así que algo debió salir mal antes o en este momento,” dijo Eric Courchesne, autor del documento y director del Centro de Excelencia de Autismo de la Universidad de California, San Diego.

 

El hallazgo debería reforzar los esfuerzos para entender cómo los genes controlan el desarrollo cerebral y llevan al autismo. También sugiere que el tratamiento debe comenzar en la infancia temprana, cuando el cerebro es capaz de reorganizarse para trabajar alrededor de las áreas dañadas.

 

El estudio creció con la investigación de Courchesne sobre el desarrollo de la corteza en niños con autismo. En niños típicos, la corteza es “como un pastel de varias capas,” dijo. “Hay seis capas, una sobre la otra, y en cada capa hay diferentes tipos de células.”

 

Courchesne sospecha que estas capas puedan alterarse en los niños con autismo. Así que él y su equipo de investigadores estudiaron muestras de la corteza de 11 niños con autismo y un igual número de niños típicos. La corteza vino de áreas que se conoce están asociadas con los síntomas del autismo.

 

En el tejido cerebral de niños típicos, la corteza tiene seis capas diferentes, cada una hecha de un tipo específico de célula. Pero en los niños con autismo, “hay parches en donde células específicas en capas específicas parecen estar desaparecidas,” dijo Courchesne. Así que en lugar de capas distintas, hay una colección desorganizada de células cerebrales.

 

Estos parches de corteza desorganizada podrían tener diferentes efectos en el cerebro dependiendo de dónde ocurran y cuántas son, dijo Courchesne. Esto podría ayudar a explicar porqué los síntomas del autismo varían tanto.

 

Y encontrar que el daño no está en todos lados sugiere cómo el cerebro de un niño podría compensarse al reconectarse para evitar los puntos problemáticos, dijo Courchesne. “Esta es una de nuestras conjeturas sobre cómo es que el cerebro de un niño, con tratamiento, muy a menudo mejora,” dijo.

 

El nuevo estudio parece confirmar la investigación de la Universidad de California, Los Ángeles donde se muestra que las personas con autismo tienden a tener cambios genéticos que podrían perturbar la formación de capas en la corteza.

 

Y se agrega a la ya considerable evidencia de que el autismo comienza en el útero, dijo el Dr. Stanley Nelson, genetista de la UCLA. “El abrumador conjunto de datos apunta a que los problemas existen durante el desarrollo cerebral, probablemente como embrión o feto,” dijo.

 

Pero los hallazgos de algunos estudios nuevos son sorprendentes y aún algo perplejos, dijo Nelson. Por ejemplo, es raro que sólo ciertas partes del tejido cerebral contengan estas células desorganizadas. “¿Por qué no está desorganizada toda la corteza?” dijo.

 

También es raro que 10 de cada 11 niños con autismo tienen el mismo tipo de parches desorganizados en la corteza, dijo Nelson. No es lo que esperarías con un trastorno conocido por involucrar muchos genes, afectando supuestamente muchos aspectos diferentes del desarrollo cerebral.

 

Así que él quiere saber lo que encontrarán los investigadores si miran a cientos de cerebros en lugar de sólo a pocos. “¿Qué fracción de todos los niños con autismo tendrán estos pequeños parches?” dijo.

 

Nelson tiene razón en que no hay aun una respuesta clara, dijo Ed Lein, uno de los autores del documento e investigador del Instituto Allen para la Ciencia del Cerebro en Seattle. Pero es posible que muchas combinaciones diferentes de genes involucrados en el autismo podrían llevar a los mismos parches de desorganización en las capas de la corteza.

 

Encontrar si este es el caso será difícil porque hay una escasez de cerebros de niños disponibles para los investigadores. Los padres de los niños que fallezcan –con o sin autismo—raramente acceden a donar el cerebro de sus hijos a la ciencia.

 

Grupos científicos y de promoción están tratando de cambiar esto con un programa que informe a familiares sobre la donación de tejidos y un sitio de Internet que anima a las personas con autismo y sus familiares a involucrarse en estos proyectos de investigación.


Por: John Hamilton / 26 Marzo 2014 / NPR

Link: http://www.npr.org/blogs/health/2014/03/26/294446735/brain-changes-suggest-autism-starts-in-the-womb

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s