Los Niños Cuyo Tiempo Está Menos Estructurado Son Más Capaces Para Cumplir Sus Propias Metas, Muestra Estudio

Imagen

Resumen: Los niños que pasan más tiempo con actividades menos estructuradas –desde jugar al aire libre hasta leer libros o visitar el zoológico—son más capaces para tener metas propias, tomar acciones y cumplirlas sin el empujón de un adulto, de acuerdo a nuevo estudio. El estudio es uno de los primeros en abordar científicamente la cuestión de cómo un aumento en el calendario y actividades formales puede afectar la manera como el cerebro de los niños se desarrolla. 

Los niños que pasan más tiempo en actividades menos estructuradas –desde jugar al aire libre, leer libros o visitar un zoológico—son más capaces de poner sus propias metas, tomar acciones para lograrlas sin la insistencia de un adulto, de acuerdo a un nuevo estudio de la Universidad de Colorado Boulder.

 

El estudio, publicado en línea en la revista Frontiers in Psychology, también encontró que los niños que participan en actividades más estructuradas –incluyendo jugar fútbol, clases de piano y hacer la tarea – tienen una “función de ejecución auto dirigida” más pobre, una medida de la habilidad para poner y alcanzar metas independientemente.

 

“La función ejecutiva es extremadamente importante para los niños,” dijo el psicólogo y neurocientífico de la CU-Boulder, el profesor Yuko munakata, autor principal del nuevo estudio.“Les ayuda en cualquier forma en sus actividades diarias, desde un cambio flexible entre diferentes actividades en lugar de atorarse en una sola cosa, hasta detenerse de gritar cuando están enojados, a una gratificación retrasada. La función ejecutiva durante la infancia también predice resultados importantes, como el desempeño académico, salud, riqueza y criminalidad, años e incluso décadas después.”

 

El estudio es un de los primeros en abordar científicamente la pregunta de si incrementar las actividades formales podría afectar la manera como el cerebro de los niños se desarrolla.

 

Munakata dijo que un debate sobre la filosofía de la paternidad –con “madres tigres” extremadamente rígidas por un lado, y padres más elásticos “libres” del otro—ha jugado un papel en los medios de comunicación y en los blogs sobre paternidad en los años recientes. Pero hay poca evidencia científica que apoye la afirmación de cualquier lado de la discusión.

 

Jane Barker, una estudiante de doctorado de la CU-Boulder que trabaja con Munakata y es autora principal del estudio, dijo, “Estas son preguntas sociales importantes que salen a menudo en algún comentario social y en conversaciones casuales entre padres. Así que es importante conducir una investigación en esta área, a pesar de que las preguntas sean desordenadas y no muy fáciles de investigar.”

 

Para el estudio, se grabaron las actividades diarias de 70 niños de 6 años de edad durante una semana. Los científicos luego ordenaron estas actividades como más estructuradas o menos estructuradas, basándose en una clasificación de tiempo ya existente que se usó previamente en literatura científica por economistas.

 

“Estas son las mejores y más rigurosas clasificaciones que pudimos encontrar,” dijo Barker. “Aún fallan en capturar el grado de estructura dentro de actividades específicas, pero pensamos que este fue el mejor punto de partida porque queríamos conectar esto con un trabajo previo.”

 

En este sistema de clasificación, las actividades estructuradas incluyeron coros, clases deportivas, clases no deportivas y actividades religiosas. Las actividades menos estructuradas incluyeron el simple juego con otros niños, salidas sociales, excursionismo, lectura y tiempo con los medios de comunicación. Las actividades que no contaron en la categoría incluyen dormir, comer, ir a la escuela y transportarse.

 

Los niños también fueron evaluados en la función de ejecución auto dirigida con una prueba común de fluidez verbal.

 

Los resultados mostraron que entre más tiempo pasaron los niños en actividades menos estructuradas, fue mejor su función de ejecución auto-dirigida. Y al contrario, los niños que pasaron mucho tiempo en actividades más estructuradas fueron más pobres en la función de ejecución auto dirigida.

 

Debido a que algunas de las categorías existentes sobre el uso del tiempo no reflejan la cantidad real de estructura involucrada en una actividad, los investigadores también hicieron varias recalculaciones después de eliminar las categorías que eran cuestionables. En cada caso los resultados se mantuvieron. Por ejemplo, la categoría de uso de tiempo clasificó ver la televisión como una actividad no estructurada, pero el grado de estructura depende de si el niño está viendo una película o jugando un video juego. Sin embargo, cuando el tiempo de televisión fue removido de los datos, los resultados fueron los mismos.

 

“Esto no es perfecto pero es un primer paso,” dijo Munakata. “Nuestros resultados son muy sugerentes e intrigantes. Ahora veremos si se sostienen cuando avancemos más y tratemos de obtener más información.”

 

Los investigadores enfatizaron en que sus resultados muestran una relación entre el uso del tiempo y una función de ejecución auto-dirigida, pero no probaron que el cambio en la función de ejecución auto-dirigida fue causada por la cantidad de estructura o no estructura del tiempo. El equipo ya está considerando un estudio longitudinal, que seguiría a participantes por cierto tiempo, para comenzar a responder la pregunta sobre esta causa.

 


 

Por: Universidad de Colorado en Boulder / 18 Junio 2014 / ScienceDaily

Link: http://www.sciencedaily.com/releases/2014/06/140618122307.htm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s