Cómo Evitar El Agotamiento Por Cuidar A Otras Personas

Imagen

¿Eres cuidador de un miembro de familia enfermo o con discapacidad? No estás solo. El número de personas que cuidan miembros de su familia está en crecimiento cada año —dos de cada cinco adultos cuidan a algún ser querido, de acuerdo con un reporte reciente del Centro de Investigación Pew. Con el crecimiento de bebés que aumenta las filas de personas mayores, cada vez más de nosotros, en una edad más joven, seremos cuidadores también.

El estrés de un cuidador es tremendo, y no es para menos pues estás vistiendo al menos tres grandes sombreros al mismo tiempo todos los días:

  1. El Cuidador quien debe aprender habilidades específicas y demandantes para asegurarse de la salud física y emocional de la persona amada;
  2. El Miembro de Familia quien tiene una larga relación con la persona en necesidad de cuidado;
  3. El Empleado quien debe ser competente y confiable en su trabajo fuera de casa (es quien paga las cuentas del mes).

 

Tal vez también tengas un esposo e hijos que te necesitan también, y tal vez hasta un pasatiempo que te encantaría hacer de vez en cuando pero que no puedes. No es sorprendente que el cuidado de otra persona lleva al agotamiento, depresión, y salud física pobre.

 

Cuando estás enfrentando éste nivel de estrés, tu círculo de conexiones necesita hacerse tanto más grande como más profundo. Amigos y familia simplemente no pueden proveer el suficiente apoyo en esta situación compleja y ardua.

 

“Los amigos pueden ser un apoyo y un bálsamo cuando cuidas a alguien a quien amas,” dijo el psicólogo Ivan Wolfson, Psy.D., experto en ayudar a familias a navegar en el cuidado de padres ancianos. “Pero ellos usualmente no pueden llenar el rol del apoyo profesional, estructurado. Por la naturaleza de tu relación, es más probable que estén de acuerdo con tu perspectiva o que te digan lo que ellos creen que es lo que tu quieres escuchar. También tal vez protejan sus propios asuntos sobre tu experiencia, manchando su apoyo con un duelo, resentimiento o miedo.”

 

Saber Cuándo Necesitas Ayuda Profesional

Puedes usar las siete habilidades esenciales de la resiliencia, desarrolladas por el cofundador de meQuilibrium, Andrew Shatte, Ph.D., como una manera de evaluar si necesitas ayuda. Lee la lista y piensa cuál fue la última vez que mostraste cada habilidad. ¿Eres capaz de sentir empatía por tu padre anciano, o estás enojado con un resentimiento reprimido? ¿Te estás dando latigazos, o eres capaz de expresar tus emociones apropiadamente? ¿Estás nutriendo tus conexiones fuera de la casa, o te encuentras cada vez más aislado?

 

Ninguno de nosotros es 100% resiliente todo el tiempo. Pero cuando estás luchando con más de algunas habilidades, es una bandera roja de que necesitas a alguien con experiencia y con una perspectiva externa que te pueda ayudar a cuidarte a ti mismo. La ayuda profesional puede tener muchas formas: un servicio de limpieza de casa, ayuda de enfermería en casa, psicólogo, terapeuta masajista, un entrenador personal en el gimnasio, y grupos de apoyo, sólo por nombrar algunos.

 

El cuidado personal no es algo negociable. Sin revisarse, el estrés del cuidador comerá tus relaciones, obstaculizará tu trabajo fuera de casa, y te enfermará. La persona que estás cuidando se merece algo mejor —y también tu.

Por Jan Bruce / 04/13/2014 / Huffpost Healthy Living


En inglés: http://www.huffingtonpost.com/mequilibrium/how-to-avoid-caregiver-bu_b_5111944.html?ncid=fcbklnkushpmg00000030

 

Para leer más sobre meQuilibrum (en inglés): https://www.mequilibrium.com

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s